“El Mayo”, “El Mencho” y otros capos que se agazaparon este sexenio y esperan el que viene.

- 19:15:00


El pasado otoño se publicó un informe de la agencia estadounidense antidroga, la DEA, y una nota de la procuraduría mexicana, la PGR.

“El Mayo”, “El Mencho” y otros capos que se agazaparon este sexenio y esperan el que viene.

Que ofrecen dos radiografías oficiales de los cárteles mexicanos. La DEA señala seis grandes grupos –comentados a continuación–, mientras que las autoridades mexicanas añaden otros tres, de menor entidad (Tijuana, Familia Michoacán y Caballeros Templarios). Ambos informes, junto con información aparecida en los últimos meses en medios mexicanos e internacionales.

Han servido de base para ofrecer la siguiente aproximación a los carteles mexicanos actuales más relevantes.

Cártel de Sinaloa

Líderes: Ismael “El Mayo” Zambada. Las autoridades afirman que se ha sumado Rafael Caro Quintero, excarcelado en 2013, tras una larga condena por el asesinato del agente de la DEA Enrique Camerena.

Actividades: La detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán no parece haberle restado excesivo poder y presencia al cártel, también conocido como la “Federación”. Es uno de los pocos grupos con presencia a nivel nacional. Gestionado ahora por otro de sus líderes más veteranos, Ismael “El Mayo” Zambada, el cártel mueve, según la DEA, una parte significativa del narcotráfico en Estados Unidos con partidas elevadas de marihuana, cocaína, metanfetamina y heroína. Su control de buena parte de la costa del Pacífico, además de una presencia significativa en varios pasos fronterizos –como Tijuana o El Paso–, le asegura una posición predominante que no ha perdido a pesar de las sucesivas guerras con diversos cárteles y de la detención del Chapo.

Es el cártel que goza de una expansión internacional más amplia, prácticamente global. Según la DEA, además de en Estados Unidos –el principal mercado de drogas mundial–, el cártel tiene operaciones en unos 40 países –en Suramérica, Centroamérica, África– para asegurarse también la cadena logística hacia su segundo mercado principal, Europa. Además del tráfico de drogas y de personas, la extorsión y los derechos de paso, el cártel de Sinaloa lleva años obteniendo grandes beneficios gracias a su implicación en la exportación –legal e ilegal– de minerales con destino, sobre todo, a China.

En muchos casos, los de Sinaloa –como otros cárteles– establecen alianzas con compañías mineras –las empresas canadienses destacan dentro del sector minero mexicano– para ejercer como seguridad privada, llegando a usar la violencia contra la población local que se opone a las prospecciones. También recibirían cánones de las empresas por la explotación y exportación de minerales. De Asia provendrían a su vez buena parte de los precursores para la elaboración de la metanfetamina que termina comerciando.

El cártel no está exento de enfrentamientos entre las diversas facciones que lo componen, como la que habría enfrentado a dos hijos del Chapo, en Baja California, con “El Licenciado”, líder del cártel en ese estado quién, supuestamente, habría intentado negociar una alianza con el cártel de Jalisco Nueva Generación para desplazar a los hijos de Guzmán.

Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG)

Líderes: Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, y Jorge Luis Mendoza Cárdenas, La Garra (para sus operaciones en EU).

Territorio: Jalisco, Baja California, Michoacán, Guerrero, Guanajuato, Oaxaca y Veracruz.

Actividades: en menos de una década, este grupo criminal se ha expandido a nivel nacional –además de tener negocios en 14 países– hasta convertirse en el grupo más ascendente de todo el panorama delincuencial mexicano, rivalizando según algunos analistas con Sinaloa en importancia. El grupo, surgido de una escisión del Cártel del Milenio, comenzó a ser conocido en torno a 2007 como los “Mata Zetas”, aliados del Cártel de Sinaloa en su brutal guerra con los Zetas por el control de plazas y territorios. A día de hoy, plenamente independendiente, según autoridades y analistas, prosigue su expansión con una eficaz mezcla de acciones armadas y representaciones propagandísticas, como la realizada a finales de 2017 en Oaxaca para anunciar su “llegada” al estado. Aunque la operación que les dio a conocer a nivel nacional e internacional tuvo lugar en 2015, cuando derribaron un helicóptero de las fuerzas federales en el estado de Jalisco.

Como resultado de su expansión territorial el CJNG ha librado guerras contra otros grupos: por ejemplo, contra Sinaloa –por el control de zonas de Juárez y en los estados de Jalisco y de Baja California– o contra los Caballeros Templarios en Guerrero. Una de las ventajas del CJNG, según varios expertos, es que dispone de un liderazgo fuerte en la figura de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”. A él se le atribuye la estrategia de usar actos de violencia extrema que, en algunos casos, son filmados y usados con fines propagandísticos.

En 2015, por ejemplo, circuló un vídeo en el que se veía el asesinato de un padre y un hijo a los hicieron explotar tras haberles adherido cartuchos de dinamita. Sus fuentes de ingresos están menos diversificadas que las de otros cárteles, y obtiene beneficios sobre todo con el tráfico internacional de droga y con su venta al menudeo, aunque en estados de la costa del Pacífico como Michoacán, se ha detectado su presencia en las redes de producción y venta de frutas tropicales como el aguacate, uno de los negocios millonarios que parasitan también otros grupos criminales.

Cártel de Juárez

Líderes: Carlos Arturo Quintana, “El 80”, y Julio César Olivas Torres, El Sexto.

Territorio: Chihuahua, en especial Ciudad Juárez.

Actividades: Junto con el cártel de Tijuana, el de Juárez es uno de los denominados “colectores”, por los altos ingresos que obtienen gracias a los derechos de paso –de drogas, armas y migrantes– que les pagan otros grupos criminales dada su control privilegiado de los respectivos estados fronterizos. Su negocio se complementa con el tráfico de toneladas de marihuana –controlando también plantaciones en el estado– y en menor medida cocaína. Según la DEA, en los últimos años han aumentado el trasiego de heroína –cultivada en las montañas de su estado– y metanfetamina.

La guerra por el control de Juárez frente a Sinaloa ha reducido su intensidad respecto a los primeros años de esta década –el cártel de Juárez perdió parte del control de Ciudad Juárez frente al grupo de “El Chapo” y más recientemente frente a Jalisco Nueva Generación–, pero nunca se ha logrado una tregua definitiva y duradera entre ambos grupos. Según los analistas, el grupo de la Línea habría dejado de ser el brazo armado del cártel y estaría ganando peso tanto frente a sus exsocios como frente a viejos enemigos comunes, como el Cártel de Sinaloa, en la disputa por el paso a través de Juárez y otras plazas del estado de Chihuahua. A mediados de mayo, detuvieron a su líder Carlos Arturo Quintana, conocido como “El 80”.

Cártel del Golfo

Lideres: José Antonio Romo López, Don Chucho, y José Alfredo Cárdenas Martínez, El Contador.

Territorio: Tamaulipas y Quintana Roo. Residual en San Luis Potosí.

Actividades: el cártel del Golfo llegó a convertirse en uno de los más poderosos bajo el mando de Osiel Cárdenas, pero hace ya más de una década que dejó de ser uno de los grandes por una combinación de detenciones y asesinatos de sus sucesivos líderes y, sobre todo, por los enfrentamientos internos. La expansión territorial del grupo no ha variado mucho en este último lustro, en Tamaulipas, su feudo actual, mantienen una disputa con sus ex asociados, Los Zetas, por el control de diversas plazas en el estado. Su principal fuente de ingresos la obtiene del tráfico de marihuana o cocaína a través de Texas, aunque también se han detectado operaciones con heroína y metanfetamina. El informe de la DEA afirma haber localizado una operación semanal de al menos 100 kilos de cocaína movidos únicamente por uno de sus principales operadores.

Su alto control del estado de Tamaulipas se extiende a la práctica totalidad de actividades económicas de la zona a través de la extorsión de negocios, desde empresas consolidadas a pequeños autónomos como taxistas o vendedores ambulantes. También secuestra a migrantes que atraviesan el estado rumbo a EU y pide rescates a sus familias.

Por lo que respecta a su presencia en el turístico estado de Quintana Roo, a mediados de 2017, las autoridades detuvieron en Cancún –ciudad turística con fuerte implantación de grupos criminales– al presunto coordinador de las actividades del grupo. El cártel había llegado a controlar buena parte del Golfo de México y de la península del Yucatán.

Los Beltrán Leyva

Líderes: Fausto Isidro Meza Flores, El Chapo Isidro y José Luis Ruelas Torres.

Territorio: Guerrero, Morelos, Nayarit y Sinaloa.

Actividades: este cártel lleva años perdiendo poder, territorio e influencia. Ninguno de los hermanos Beltrán Leyva –que nacieron en el mismo pueblo perdido en la Sierra de Sinaloa del Chapo– dirige ya las operaciones del grupo, tras sus asesinatos o detenciones. Las informaciones sobre las células que trabajan para la organización del grupo criminal son confusas. Según la DEA, varias de estas células han ido ganando entidad propia aliándose, para asegurarse derechos de paso, con otros cárteles como Juárez, los Zetas o el CJNG.

Las autoridades estadounidenses aseguran que el grupo conserva centros de distribución de marihuana, cocaína, heroína y metanfetamina en Phoenix, Los Ángeles, Chicago y Atlanta. En 2017, el Ejército mexicano llevó a cabo una operación que terminó con la muerte de uno de los líderes del cártel en el Pacífico mexicano, Juan Francisco Patrón, conocido como El H2, que controlaba las operaciones del cártel en los estados de Nayarit y Jalisco.

Los Zetas

Líderes: Juan Gerardo Treviño Chávez, El Huevo, quien pelea contra escisiones del grupo que se hacen llamar Los Zetas Vieja Escuela; Maxiley Barahona Nadales, El Contador.

Territorio: Campeche, Tabasco, Puebla, Quintana, Coahuila y Tamaulipas

Actividades: el cártel ha ido perdiendo el control de buena parte de sus territorios, tras haber controlado varios de los estados del Golfo de México y buena parte de la península del Yucatán. Sus principales líderes han sido detenidos o abatidos por las autoridades, como Miguel Ángel y Omar Treviño Morales, conocidos respectivamente como el Z-40 y el Z-42.

En Tamaulipas, las tres principales células del grupo, mantienen un enfrentamiento con el cártel del Golfo, antiguo aliado del que ejerció como brazo armado. Además, según la PGR mexicana, el cártel –fundado por desertores de las fuerzas especiales del Ejército mexicano– estaría debilitado por sus disputas contra antiguas células como la de los Zetas Vieja Escuela.

El líder de los Zetas (o Cártel del Noreste), Juan Gerardo Treviño, es uno de los jefes narcos más jóvenes, con 32 años. Desde el estado de Tamaulipas controlan el envío de droga a Estados Unidos vía Texas, aunque entre sus fuentes de ingresos también se encuentra el control de la ciudad turística de Cancún y el robo de combustible en varios de los estados en los que tienen presencia. La debilidad de los Zetas es tal que suele hablarse ya directamente del Cártel de Noreste, para referirse al grupo liderado por el último de los Treviño.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search