Los sicarios culpables de la muerte de los policías, iban como si nada y cerveza en mano por las calles de Zihuatanejo

- 16:04:00


Cuatro presuntos asesinos de seis policías en el sur de México aparentemente no tenían mucho miedo a la ley.

El jefe de policía del estado de Guerrero dijo el viernes que los cuatro sospechosos fueron arrestados mientras tomaban unas cervezas y cargaban fusiles semiautomáticos en una calle del centro de la ciudad turística de Zihuatanejo.

Los hombres no solo no se escondieron, sino que incluso habían publicado en redes sociales un video que muestra los cadáveres llenos de balas de los policías. También se les puede ver pateando los cuerpos y lanzando insultos.

El Jefe de la policía estatal Pedro Almazán dijo que los atacantes “les propinaron a cada uno (de los policías) el tiro de gracia” luego de emboscar a la camioneta policial el martes en una zona rural cerca de Zihuatanejo.

Almazán precisó que uno de los sospechosos “portaba en la mano izquierda un fusil AK-47 con un cargador metálico abastecido con 30 tiros, y en la mano derecha, un envase de cerveza”.

Seis policías y 10 sospechosos murieron en dos tiroteos en el estado de Guerrero, en el sur de México, dijeron las autoridades el pasado miércoles.

El portavoz de seguridad del estado Roberto Álvarez dijo que el primer tiroteo ocurrió el martes por la noche cuando una caravana de la policía estatal fue atacada en Coacuyul, un pueblo cerca del balneario de Zihuatanejo, en el Pacífico.

El funcionario indicó que un agente fue herido y la policía respondió al fuego, matando a 10 sospechosos con rifles de asalto durante el enfrentamiento que duró 30 minutos.



En lo que Álvarez dice pudo haber sido represalia por el primer incidente, otros atacantes emboscaron después a una caravana de policías estatales que estaba a unos 30 kilómetros (20 millas) al norte de Zihuatanejo y mataron a seis agentes.

Los policías habían visitado a nueve familias de la aldea de Las Mesillas que están consideradas en peligro debido a la violencia del narcotráfico en el área.

La policía ha recibido la orden de realizar visitas periódicas a las familias, de 54 personas en total. Álvarez dijo que las familias “han sido presionadas por grupos delictivos, los han secuestrado e intentado reclutarlos a la fuerza”.

Centenares de personas han huido de sus pueblos en las montañas de la región a causa de la violencia generada por el narcotráfico.

La semana pasada, soldados y policías tuvieron que escoltar a un grupo de 92 personas que abandonaron su pueblo por terror a los narcotraficantes del área y se adentraron hacia el norte, a las montañas de Guerrero. Unas fotos mostraron al grupo de Laguna de Huayanalco, principalmente ancianos, mujeres y niños, caminando detrás de camionetas Humvees del ejército.

Guerrero tiene el tercer índice de homicidio más alto de México, 64 asesinatos por cada 100 mil habitantes. El estado se ha convertido en una de las principales zonas de cultivo de amapola en México, y varias fracciones de bandas de narcotraficantes se pelean por el control y extorsión del área.

Pese que la zona hace mucho fue popular por sus balnearios encantadores en Acapulco, Zihuatanejo e Ixtapa, el departamento estadounidense de Estado ha recomendado a los viajeros de este país que “no viajen” a Guerrero debido a la violencia de la zona, su advertencia de viajes más severa, el cuarto nivel de seguridad.

Con información de Sin Embargo 
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search