Los acuerdos de Serafín Zambada con EU, le bajan sentencia

- 23:30:00


Los acuerdos de Serafín Zambada con EU, le bajan sentencia

El hijo menor de “El Mayo” Zambada consiguió una condena de cinco años y medio de prisión tras declarase culpable de narcotráfico; se trata de la sentencia más baja registrada entre capos del Cártel de Sinaloa y otras organizaciones. Las negociaciones, extendidas por más de tres años, entre las cuales pagó 250 mil dólares a la DEA, le permitirán salir libre en septiembre próximo. Mientras tanto, sus hermanos siguen tras las rejas y su padre, prófugo

Durante más de tres años, Serafín Zambada Ortiz negoció su sentencia con el gobierno estadounidense. Capturado en noviembre de 2013 mientras cruzaba la frontera de Nogales, Arizona, se declaró culpable de narcotráfico en septiembre de 2014, y hasta marzo de 2018 fue sentenciado a cinco años y medio de prisión en San Diego, California.

Se trata de la condena más baja entre narcotraficantes de alto perfil que la justicia norteamericana ha dictado en los últimos años. El hijo de Ismael “El Mayo” Zambada tenía apenas 23 años de edad cuando fue aprehendido y, a sus 27, aseguró que busca su libertad para criar a sus hijos.

La Corte del Distrito Sur de California consideró el tiempo ya cumplido en prisión a favor del sentenciado, por lo cual Zambada Ortiz saldrá libre en septiembre próximo y sin libertad condicional de por medio. Después de ello, confiaron personas cercanas al caso, el joven, quien es ciudadano estadounidense, busca hacer su vida en la Unión Americana.


Fotos: Archivo.- Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo” – Ismael Zambada García, “El Mayo Zambada” – Ismael Zambada Sicarios, “El Mayito Flaco”

“La familia siente que se hizo justicia”, comentó Saji Vettiyil, abogado de Serafín Zambada, en entrevista con ZETA.

A pesar que al momento de su captura, el Departamento de Justicia presentó a Serafín Zambada Ortiz como uno de los líderes del Cártel Sinaloa, justo debajo de su padre, Ismael “El Mayo” Zambada, el juez Dana Sabraw lo consideró un actor no tan involucrado en los negocios del Cártel de Sinaloa, debido a su poco tiempo trabajando para tal organización.

En realidad, tanto la Fiscalía del Distrito Sur de California como la defensa de Serafín, a quien se le permitió presentarse vestido de civil y no con uniforme penitenciario, ya habían llegado a un acuerdo respecto a los cinco años y medio de prisión como sentencia, por lo que el fiscal no intervino en la comparecencia.

Desde el momento en que se declaró culpable, Serafín Zambada aceptó un cargo de conspiración para importar metanfetaminas, cocaína y marihuana, pero en el acuerdo de culpabilidad, la fiscalía aceptó eliminar el cargo por metanfetaminas.

Aun así, de acuerdo con el Código Penal de Estados Unidos, cuando se trata de importación de cocaína hacia el vecino país, la sentencia va de los 10 años de prisión como mínimo, a cadena perpetua como máximo.

Ningún otro capo ha obtenido una condena tan reducida en Estados Unidos. Por ejemplo, también en la Corte del Distrito Sur de California, de los hermanos Arellano Félix, Benjamín fue condenado a 21 años (después de obtener una reducción), Francisco Javier “El Tigrillo” a 15 años y Eduardo “El Doctor” a 10 años. Al momento de sus sentencias, su organización se encontraba debilitada.

Por parte de los Beltrán Leyva, Alfredo “El Mochomo” fue sentenciado a la pena máxima, cadena perpetua, después de un proceso que concluyó en 2017, luego de tres años de ser extraditado al Distrito de Columbia.


Serafín Zambada Ortiz e Ismael Zambada Imperial, “El Mayito Gordo”

Mientras que otros integrantes del Cártel de Sinaloa como Víctor Emilio Cázares “El Licenciado” fue condenado a 15 años de prisión -también en San Diego, California- y Alfredo Vázquez Hernández recibió 22 años de prisión en la Corte federal de Chicago, Illinois.

De esta forma, la defensa de Serafín Zambada Ortiz sienta un precedente en los casos de narcotraficantes. El mismo despacho, Vettiyil y Asociados, encabezado por Saji Vettiyil, representa a Ismael Zambada Imperial, otro de los hijos de “El Mayo” acusados en Estados Unidos.

Desde marzo de 2014 y antes que se declarara culpable, el caso contra Serafín fue expuesto como complejo por el propio magistrado Dana M. Sabraw, por petición de la defensa, debido a la cantidad de evidencia que se agregó a la investigación.

Cuando en septiembre de ese año se declaró culpable, la audiencia de sentencia se fijó para mayo de 2015, pero fue aplazada durante casi tres años.

De forma adicional, el 28 de enero de 2015, Serafín entregó 250 mil dólares al gobierno estadounidense, monto que la fiscalía calculó como sus ganancias en el narcotráfico. En específico, el recibo de pago muestra que la cantidad fue depositada a la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés). Desde entonces la sentencia continuó aplazándose.

Durante ese tiempo, Adam Braverman, a cargo del caso contra Zambada, se convirtió en el fiscal federal del Distrito Sur de California, cuya jurisdicción incluye toda la franja fronteriza entre California y Baja California. El nombramiento se dio de manera oficial en noviembre de 2016.



LOS OTROS HIJOS DEL “MAYO”

Serafín Zambada Ortiz no es el único hijo del líder del Cártel de Sinaloa al que se le han fincado cargos en Estados Unidos. La primera detención fue la de Vicente Zambada Niebla, detenido en marzo de 2009 después de una reunión con la DEA en el Hotel Sheraton de la Ciudad de México.

“El Vicentillo”, de entonces 34 años de edad, ya cumplió nueve años en reclusión. Al año siguiente de su aprehensión, fue extraditado a Estados Unidos. Después de años de intentar demostrar que fungía como testigo de la DEA, en abril de 2014 optó por declararse culpable ante la Corte del Distrito Norte de Illinois.

Al cambiar su declaración de inocente a culpable, “El Vicentillo” aumentó sus posibilidades de obtener una sentencia reducida, pero todavía no le ha sido dictada. El hijo del “Mayo” aceptó haber trabajado de 2005 a 2008 como cabecilla del Cártel de Sinaloa, para la cual supervisó el tráfico de cargamentos de drogas.

Al declarase culpable, también aceptó “cooperar total y verazmente en cualquier asunto en el que sea requerido por parte de la Fiscalía Federal del Distrito Norte”, donde Joaquín “El Chapo” Guzmán, entre otros narcotraficantes, se encuentra acusado.

De igual forma, la Corte especificó que esta cooperación implica “proporcionar toda la información testimonial verdadera de cualquier investigación para la preparación de juicios preliminares en cualquier procedimiento administrativo, criminal o civil”.

En los mismos días de marzo que Vicente estaba cerrando su trato como testigo de la DEA, la Corte del Distrito Sur de California giró orden en la que se prohibía a la defensa de Serafín Zambada y a la Fiscalía del Distrito Sur de California, revelar cualquier detalle de la evidencia recolectada por el gobierno norteamericano a terceras partes, incluidos a representantes de medios de comunicación.

El tercer hijo del “Mayo” que se encuentra tras las rejas es Ismael “Mayito Gordo” Zambada Imperial. Fue detenido por elementos de las Fuerzas Armadas en Culiacán, Sinaloa, el 12 de noviembre de 2014. Meses después que sus hermanos se declararan culpables y que “El Chapo” Guzmán se fugara del penal Altiplano.

Zambada Imperial está incluido en una extensa acusación de narcotráfico que un Gran Jurado de la Corte del Distrito Sur de California aprobó en septiembre de 2013. Junto a él, acusados también su padre, Ismael “El Mayo” Zambada, Ismael Zambada Sicairos “Mayito Flaco” e Iván Archivaldo Guzmán Salazar “Chapito”, hijo de “El Chapo” Guzmán.

En específico, la Fiscalía del Distrito Sur de California presentó cargos por asociación ilícita ininterrumpida, conspiración para distribuir e importar metanfetamina, cocaína y marihuana, así como conspiración para lavado de dinero.

“El Mayito Gordo” se encuentra en el penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, y pese a que en noviembre de 2015 la Secretaría de Relaciones Exteriores aprobó la extradición solicitada por Estados Unidos, consiguió un amparo que mantiene el proceso en suspenso.

Mientras que Ismael Zambada Sicairos “Mayito Flaco” continúa prófugo. La investigación que incrimina a “El Mayo”, a sus dos hijos y al hijo de “El Chapo” inició en 2011 a partir de la detección de una pequeña célula dedicada a la distribución de drogas en las ciudades de National City y Chula Vista, dentro del condado de San Diego y próximas a Tijuana.

“Pronto se volvió evidente que las drogas eran proporcionadas por el Cártel de Sinaloa y el caso se transformó en una averiguación multinacional y multiestatal, que resultó en arrestos y decomisos”, informó el Departamento de Justicia en enero de 2015, cuando reveló la acusación.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search