‘El Tísico’ del CDG, jefe del ‘Chayo’, ‘La Tuta’ y ‘El Chango Méndez’

- 20:30:00
Loading...


Carlos Rosales Mendoza, nacido el 12 de febrero de 1963 en el municipio de La Unión, Guerrero, fue representante en Michoacán del Cártel del Golfo, a principios del año 2000. Reclutó a narcotraficantes locales, con quienes inició un grupo criminal con el que se enfrentó al Cártel del Milenio de Armando Valencia Cornelio.

Según la Procuraduría General de la República (PGR), Rosales Mendoza, conocido bajo los alías de "El Tísico" y "El Carlitos", fue jefe de los criminales Nazario Moreno González, "El Chayo" ; Jesús Méndez Vargas, "El Chango Méndez" y Servando Gómez Martínez, "La Tuta".

Carlos Rosales Mendoza, nació en La Unión, Guerrero, el 12 de febrero de 1963. Muy joven se trasladó a Lázaro Cárdenas, donde vivió algunos años. Luego emigró a Apatzingán donde se le conocía por su habilidad para organizar palenques y naturalmente peleas de gallos.

Fue en la organización de las peleas de gallos y eventualmente en las carreras de caballos, donde Rosales Mendoza se relacionó con narcotraficantes michoacanos. En los archivos de la PGR se habla que en la segunda década de los noventas conoció a Osiel Cárdenas Guillén, quien lo involucró de manera más decidida en el mundo del narcotráfico y a principios de este siglo XXI le dio el encargo de representar los intereses del Cártel del Golfo en Michoacán, organización de la cual llegó, según fuentes oficiales, el segundo sitio el importancia hasta su captura el 24 de octubre de 2004.



Con el apoyo del Osiel Cárdenas, Rosales Mendoza -a quien en el mundo del crimen organizado le apodaban "El Tísico", porque estaba extremadamente flaco-, ocupó un lugar entre los capos más preponderantes y se "codeaba" con Armando Valencia Cornelio, el llamado "Jefe de Jefes" de Michoacán.

Valencia y Rosales dificultaron por una mujer a mediados de 2001, de ahí nació una rivalidad que llevó a los dos líderes criminales a iniciar una lucha a muerte. Armando y Carlos ocasionaron decenas de muertes entre 2002 y 2004, fenómeno que no se ha detenido en Michoacán.

Carlos Rosales Mendoza estuvo casi 10 años preso y salió libre en junio de 2014, al compurgar penas en distintas cárceles de México. Agencias de inteligencia del estado mexicano contaban con información para presumir que, a quien también le conocían como "El Morenito", se reagrupaba para tomar el control del crimen organizado en Michoacán.

Según los informes oficiales, continuamente se reunía con nuevos y viejos capos para representar de nueva cuenta los intereses del Cártel Golfo en Michoacán.

De hecho, autoridades michoacanas ubican a "El Tísico", la noche del domingo 27 de diciembre pasado en la comunidad de Úspero, en una reunión con otros narcotraficantes de la Tierra Caliente y la Costa. De esa "junta" aparentemente amistosa, Carlos Rosales resultó muerto. Su cadáver fue hallado en la Autopista Siglo XXI, junto a la caseta de Santa Casilda.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search