79 niños ejecutados y baleados en Tijuana

- 23:00:00
Loading...


Desde 2017, 45 menores de edad han sido asesinados a balazos y otros 34 han resultado heridos en ataques armados en Tijuana. Las víctimas van del año a los 17 años de edad, incluyendo una madre adolescente. Muchos son víctimas colaterales de sicarios que dispararon frente a familias en zonas marginales y en pocos casos, se trata de adolescentes que ingresaron a la delincuencia. Para una experta, se trata de la consecuencia de la descomposición del tejido social, el abandono gubernamental y la desigualdad social

Minutos antes de que termine la noche del 1 de agosto de 2017, bomberos y policías municipales llegan hasta un vehículo incendiándose sobre la calle Tlatelolco de la colonia Lomas de Tlatelolco en la Zona Este de Tijuana.

Ya sofocado el fuego y al revisar la cajuela del automóvil Honda Civic azul, encuentran el cuerpo de un hombre sin vida.

Algunas partes del cuerpo, como el rostro, ya están negras por el fuego, pero aún no se consumen la playera roja ni el pantalón de mezclilla que vestía, tampoco una cadena que lleva al cuello.

Debajo de la nariz, una mancha de sangre llega hasta los labios. El joven había sido asesinado de un disparo de arma de fuego. El primer reporte policial situaba a la víctima entre los 20 y 25 años de edad, en realidad tenía 16.

Su nombre era Edwin Jair, pero corporaciones policiacas lo identificaban también como “El Wiwi” o “El Derek”. Poco antes de ser asesinado, había sido detenido en posesión de un arma corta calibre .38 y con 15 dosis de cristal en la colonia 3 de Octubre. Ninguno de los dos delitos era meritorio de prisión.

Con rostro de niño y portando su uniforme escolar, polo blanca de manga corta y pantalón azul, Edwin Jair admitió haberse “aventado un jale” en la colonia Villa Fontana por órdenes de un hombre apodado “El Mazapán”, pero también aseguró ya no trabajar más para él por temor a ser asesinado.

En el año con más ejecuciones en Tijuana, Edwin Jair es uno de los 45 menores de edad asesinados en ataques armados del 1 de enero de 2017 al 19 de abril de 2018 en la ciudad, según registros de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

De estos casos, 31 ocurrieron en 2017 y en apenas cuatro meses de 2018, se han documentado 14 casos más. Las edades de las víctimas van de los tres, cuatro, cinco y ocho años a adolescentes de 15, 16 y 17 años.

Al revisar el rubro de menores de edad heridos de bala en el mismo periodo, atendidos por servicios de emergencia, la cifra es de 34 casos en Tijuana. Entre las víctimas, hay una bebé de un año de edad, niños y niñas de tres, cinco, ocho y nueve años, así como adolescentes.

Los lugares de los ataques se concentran en la periferia del municipio, especialmente en la Zona Este. Colonias como Mariano Matamoros, El Florido, Urbi Villas del Prado, Sánchez Taboada, Las Torres, El Pípila son escenarios frecuentes de estos crímenes.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) distingue a una gran parte como víctimas colaterales, niños y adolescentes que se encontraban con sus padres o cerca de algún adulto blanco del ataque armado, pero también advierte de la participación de adolescentes en la venta de droga e incluso en ejecuciones como móvil de las agresiones

Los ataques, de acuerdo a autoridades, se atribuyen al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), al Cártel Arellano Félix y al Cártel de Sinaloa, las tres organizaciones criminales con presencia en la ciudad.

Sin embargo, más allá de la pugna entre carteles por el control de la venta de droga, Ana Laura Galicia Acosta, psicoterapeuta infantil y juvenil encuentra factores en común en los contextos de estos menores: familias multi problemáticas, arraigadas en la desigualdad social y en ambientes de suma violencia. En resumen, la descomposición del tejido social.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search