“Las Letras no entran cuando se tiene hambre” los federales solo corrían, pedian auxilio y parecían viejas como lloraban, Narra,asegura La Rana”

- 23:30:00

“Las Letras no entran cuando se tiene hambre” los federales solo corrían, pedian auxilio y parecían viejas como lloraban, Narra,asegura La Rana” 

“Las Letras no entran cuando se tiene hambre” Andrés abandono la secundaria por meterse de malandrin motivado por las pláticas de sus conocidos que le decían
.
Los federales solo corrían, pedian auxilio y parecían viejas como lloraban, Narra, “Aquí está la lana” y sacaban los puños de billetes mientras acariciaban una pistola clavada en la cintura, somos los que controlamos el pueblo, le decían para animarlo, cuidar que no se meta nadie y lo demás te la llevas tranquilo, puro pasear, pistear gastar, No sabía Andrés cuanto se pagaba, pero debió pensar que era mucho, sus amigos.

Los que ya andaban cargaban por lo menos 5 o diez mil pesos en la bolsa y gastaban sin límite, vestían buena ropa, calzado caro y buenos carros, prestados, tal vez robados, pero eso sí, buenos carros,  Dile pues a tu jefe que me dé chamba le dijo Andrés a su amigo el orejón que llevaba tiempo ya reclutado y según se hablaba de tu con los jefes, vas a conocer a “La Tuta” Servando Gómez Martínez.

Le decía resaltando la figura del para muchos, Criminal, para ellos era como un héroe, uno de los meros jefes, Andrés originario de Acapulco Guerrero, pero llevaba ya un tiempo que buscando trabajo se había movido para playa azul, a pesar de todo era buen muchacho, aun cuando ya era parte de “La maña” no era prepotente, ni bravucón como sus compañeros, el roño, Juan o el que se encargaba de los reportes “El Alex” cuyo nombre se sabe era Alejandro Toledo, precisamente él lo bautizo y lo registro como miembro de la Heroica Familia Michoacana.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search