La historia del "Z-43" en Veracruz en tiempos del “Fidelato”

- 17:20:00
Loading...

Veracruz.- ESCALERAS: La captura del “Z-43”, último de los ‘líderes históricos’ de Los Zetas, rebota en Veracruz. Fue aprehendido en un hotel de la colonia Roma en la Ciudad de México el viernes 9 de febrero. Pero en Veracruz también dejó huella, huella histórica, digamos.

Primero fue en el año 2005, sexenio de Fidel Herrera Beltrán, estancia prolongada hasta el año 2007. Es decir, tres años del fidelato.

Según el reporte dado a conocer por el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, en Veracruz fue ubicado como “el responsable del trasiego de droga procedente de Colombia, ingresada a México por vía terrestre por Guatemala”, allí, donde por cierto, fue detenido Javier Duarte y desde ahí deportado al país (La Jornada, Fabiola Martínez, 10 de febrero).

Desde su feudo en Veracruz, tierra fértil para operar y guarecerse, el “Z-43”, José María Guízar Valencia, estableció contacto con otros proveedores de Sudamérica y Centroamérica, desde donde (Honduras, Guatemala, Salvador y Nicaragua) parten los migrantes a Estados Unidos caminando por la tierra jarocha.

El otro detenido fue “El Charly” y/o “El Amo”, un narco ligado al clan familiar de los Guízar Valencia, y quienes tienen amplia presencia en el sureste mexicano y en Estados Unidos.

“El Charly” es señalado como “presunto responsable del trasiego de drogas de Sudamérica a Estados Unidos. Según el reporte oficial, es uno de los principales generadores de violencia en el sur de México”.

Y en el año 2015, tiempo de Javier Duarte, “El Charly” extendió su feudo del sureste a Veracruz y Puebla, tiempo en que Estados Unidos solicitó a México su extradición.

Pero en Veracruz, claro, existía un gobierno famoso hoy en el país y en el extranjero porque sus elites policiacas y parte de los policías estaban aliados con los narcotraficantes para desaparecer personas, nadie dudaría de que a la gente de otros carteles, pero también inocentes.

PASAMANOS: “El Charly” está acusado de un montón de delitos. Tráfico de armas, delitos contra la salud, delincuencia organizada, homicidio y secuestro.

Faltan por capturar, dijo Renato Sales, trece objetivos más. Es decir, trece jefes máximos de los Zetas.

Y por lo pronto, en su último informe de seguridad, el gobernador Yunes reveló que la semana anterior detuvieron a tres sicarios de, al parecer, un nuevo grupo que está operando en el territorio jarocho identificado como “Zetas Vieja Escuela”.

El reportero y escritor, Ricardo Ravelo Galo, dice, por ejemplo, que cada gobernador del país, incluso, cada presidente de la república, suele tener su cartel preferido.

Y/o en todo caso, el cartel que los identifica, dado su florecimiento sexenal.

En Veracruz, durante el Chirinismo inició el auge del narco con José Albino Quintero Meraz, quien en el Alemanismo fue detenido por los soldados de La Boticaria e internado en el penal de Almoloya, donde permaneciera muchos años y luego liberado.

Ahora, el Comisionado Nacional de Seguridad reveló que el “Z-43” y “El Charly” florecieron en Veracruz en el Fidelato y el Duartazgo.

El reporte oficial habla de que en la yunicidad un total de siete carteles disputan la jugosa plaza Veracuz con su autopista de sur a norte y los tres puertos marítimos (Coatzacoalcos, Veracruz y Tuxpan), y las pistas clandestinas y la alianza de políticos, policías y narcos que en el sexenio anterior alcanzara dimensión estelar.



CASCAJO: La europarlamentaria, Estefanía Torres, de 35 años de edad, del partido español “Podemos”, dice que México es el segundo país más letal del mundo por la connivencia entre policías y narcos.

Incluso, asegurado que México sólo está superado por Siria, en el Medio Oriente, uno de los países que ha utilizado armas nucleares en contra de la población.

Ella estuvo en la Ciudad de México como parte del bloque de izquierda en el Parlamento Europeo para alzar la voz sobre la violencia en el país, los asesinatos de reporteros, los feminicidios y los ataques a la caravana electoral que acompaña a Marichuy, María de Jesús Patricio Martínez.

Y, bueno, razón de sobra ha de tener cuando ubica a México en el segundo país más letal como en el caso de Veracruz, donde el gobernador Yunes detuvo a diecinueve policías y sus jefes inmediatos, acusados de desaparición forzada, un delito de lesa humanidad que nunca, jamás, prescribe.

Y aun cuando la mitad del mundo y la otra mitad ya lo saben, siempre resultara indispensable referir que entre los detenidos están, además de Arturo Bermúdez Zurita, secretario de Seguridad Pública con Javier Duarte, el ex director de Prevención Social, José Oscar Sánchez Tirado, y el ex director de la Fuerza Civil, Roberto González Meza, y el ex comandante de la Fuerza Civil, José López Cervantes.

Además, el ofrecimiento de un millón de pesos por datos que lleven a la captura del ex subsecretario y secretario de Seguridad Pública, José Nabor Nava Holguín, dado a la fuga.

Mucho han de saber todos ellos del “Z-43” y de “El Charly”.

RODAPIÉ: Mucho, demasiado, excesivo daño físico y daño emocional y daño moral y daño social han causado los malandros y los malandros asociados con políticos y policías.

Ahora cuando en la Sala de Juicios Orales en Pacho Viejo se efectúan las diligencias con los 19 policías y jefes detenidos, el padre de Gemma Mávil, Pedro Mávil Hernández, desaparecida el once de mayo de 2011, a los seis meses de Javier Duarte como gobernador, pidió justicia.

Pero más aún, solicitó a la yunicidad que “se aboquen a una búsqueda efectiva, real y verídica, con resultados contundentes” de los desaparecidos.

Impactan, avasallan, impresionan las pancartas que los familiares han colgado en los juzgados de Pacho Viejo con las fotos de sus hijos desaparecidos.

Es un dolor y un sufrimiento inacabable. Sin fin.

Y más porque fue causado por las corporaciones policiacas y sus jefes superiores, todo permitido y tolerado por Javier Duarte.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search