CUANDO la MARINA se "AVENTO MONTAJE" de la RECAPTURA del "CHAPO" y se ENCORAJINO el GENERAL CIENFUEGOS

- 7:01:00


Cuando recién ocurrió la recaptura de Joaquín Guzmán Loera el Chapo, líder del Cártel de Sinaloa, ocurrida el 8 de enero en Los Mochis, Sinaloa, un episodio trascendió brevemente a la opinión pública. En la conferencia de prensa rendida ese día por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sobre la detención, de forma abrupta el General Salvador Cienfuegos ingresó a la sala donde ocurría el anuncio y literalmente empujo al Almirante Vidal Soberón, Secretario de la Marina.

En las imágenes de video que circularon por las redes sociales se ve a Cienfuegos tomar a Soberón del brazo e indicarle con un gesto que se moviera de ahí para entonces quedar el titular de la SEDENA a un lado de Osorio Chong.  Sin chistar, al menos no públicamente, Soberón se movió y quedó al lado de Claudia Ruiz Massieu, Secretaria de Relaciones Exteriores.

El episodio ocupó  un breve espació en la atención pública y quedó abrumadoramente desdibujado por  todo el show de la PGR sobre la actriz Kate del Castillo, el actor Sean Penn y su encuentro con el Chapo, cuando supuestamente éste era fugitivo del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Ahora que han pasado las semanas se ha logrado saber que el episodio entre Cienfuegos y Soberón tiene mucho más fondo de lo que aparenta. Y ese fondo es que no fue la Secretaría de Marina la que capturó a Guzmán Loera, de hecho pese a los supuestos “meses” de tarea de inteligencia repetidos una y otra vez por la Procuradora General de la República Arely Gómez, el capo se les fue de una casa ubicada en la colonia Las Palmas, en Los Mochis, Sinaloa. Aún no se sabe si logró huir porque le dieron el pitazo a tiempo o porque realmente fue más rápido y eficiente, el caso es que se les escapó.

Cuando el capo logró salir de la casa que estaba siendo atacada por los marinos y salió por una alcantarilla, le perdieron absolutamente el rastro y no tenían la menor idea de dónde estaba. Por eso inmediatamente emitieron el “comunicado de prensa 005/2016”.  En el boletín la Marina se refirió a un operativo en Los Mochis, casi de rutina, donde se les había escapado OrsoIván Gastelum alias el Cholo, acusado de ser uno de los jefes de escoltas de Guzmán Loera.

“La Secretaría de Marina informa a la opinión pública que en la madrugada de hoy, durante un operativo en un domicilio en la ciudad de los Mochis, Sinaloa, personal de Infantería de Marina fue agredido con disparos de armas de fuego por presuntos integrantes de la delincuencia organizada.

“Los hechos ocurrieron cuando personal naval recibió una denuncia ciudadana donde se señalaba que en un domicilio se encontraban personas armadas, por lo que en atención a esto, elementos de la Armada de México acudieron a citado domicilio, donde fueron agredidos con disparos de arma de fuego desde el interior, por lo que elementos de esta institución procedieron a repeler la agresión en legítima defensa con el único fin de proteger la vida propia de los elementos que participaron en dicha acción.

“Cabe destacar que se tuvo conocimiento de que en citado lugar se encontraba OrsoIvanGastelum Cruz, presunto jefe de la zona norte de Sinaloa de una organización delictiva que opera en el área, mismo que logró darse a la fuga”, se afirmó en el comunicado matutino. Ninguna palabra sobre que Guzmán Loera estaba ahí y tampoco se dijo que el operativo en esa casa obedecía a un sesudo plan para capturar a Guzmán Loera como luego dijo la PGR.

Me han confirmado que la captura de Guzmán Loera ocurrió en un hecho totalmente accidental.  Días después Mario López Valdez, gobernador de Sinaloa, tuvo un evento con elementos de la SEDENA,  ahí presumió que había un espejo del Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo  (C4) de Los Mochis, y cuando una mujer reportó el robo de su vehículo, los policías estatales ubicados en el C4 boletinaron la información a la Policía Federal, como es costumbre, y cuando los policías federales vieron al vehículo lo detuvieron en un retén por el reporte del robo, ahí descubrieron que era Guzmán Loera.
Malova, como se conoce popularmente al gobernador, dice que los federales llevaron a Guzmán Loera al MotelDouxy ahí llegó de manera inmediata el Ejército Mexicano, ya que había un batallón muy cerca. Los militares no intentaron entrar al motel pero hicieron un cordón de seguridad para impedir alguna tarea de rescate. Cerca de diez o quince minutos después llegaron los elementos de la Marina, a quienes se les había escapado el capo, y con prepotencia gritaron “¡Nadie se mueva, es nuestro!” y se lo llevaron.

Araíz del Plan Mérida firmado por el gobierno de México, encabezado entonces por Felipe Calderón, y el gobierno de Estados Unidos, la Marina firmó un convenio de colaboración con el Departamento de Defensa del gobierno de EU, en el que acordaron intercambiar información sensible, tan sensible que en el acuerdo firmado quedó establecido que la Marina tenía prohibido compartir dicha información o todo lo derivado de ésta con el Congreso de México e incluso con el Presidente de la República.

Desde entonces la Secretaría de Marina opera acciones del interés del gobierno de EU, y en algunos operativos han estado presentes funcionarios del gobierno norteamericano. Por eso para la SEMAR era imprescindible acreditarse la captura de Guzmán Loera, que se les haya ido era un ridículo que no estaban dispuestos a sufrir en público.

Por supuesto vinieron cuestionamientos por todos lados a raíz del adelantado boletín de prensa. Y para acabar con rumores la Marina dio a conocer un video de poco más de dos minutosdel supuesto operativo bautizado como “Cisne Negro” en el que “reveló” imágenes inéditas del supuesto combate en la casa de Los Mochis.

Una oficina de inteligencia del gobierno de Peña Nieto analizó el video difundido por la Marina sobre el supuesto enfrentamiento dentro de la casa de seguridad en Los Mochis con la gente del Cartel de Sinaloa. Luego de un detenido análisis se llegó a la conclusión de que el video era falso, un montaje, una recreación.

Los expertos determinaron que las imágenes, posiciones  y la forma en que los marinos actuaron en el video no corresponden a las características de un enfrentamiento real y que en realidad el video es un montaje, una actuación de personas que aparentemente son marinos. Anonymus hizo público su propio análisis del video en el que distinguió claramente que en medio de la  supuesta intensa refriega aparece un  civil de camisa azul detrás de un marino, sin equipo ni chaleco antibalas y más bien luce en una posición bastante tranquila,  por supuesto no es un hombre en medio de un combate contra integrantes del Cartel de Sinaloa. Es más, de acuerdo con la información recibida es muy probable que ni siquiera haya habido un combate en esa casa sino otro tipo de acciones.

Cuando Cienfuegos se enteró de que el video de la Marina era total y absolutamente un montaje se molestó aún más. Mientras tanto, la PGR sigue en su show con grandes y graves contradicciones en cada historia que cuentan a la prensa sobre la recaptura del Chapo.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search