BUSCABAN A CARO QUINTERO EN LA SIERRA, Y EN ITALIA SALIÓ SU ENTREVISTA

- 6:24:00


Decenas de elementos de élite de la Armada de México, mantuvieron sitiada gran parte de la sierra baja de Badiraguato durante la semana pasada, luego de filtrarse información de que Rafael Caro Quintero se encontraba oculto en esa zona.

“Sabemos que aquí sigue, y por eso continuamos en la zona, porque la orden es atraparlo vivo o muerto, y vamos a llevárnoslo. ¿Cómo lo vamos a llevar? Que él decida”, dijo uno de los elementos de la Marina que patrullaban la zona, y a quien Ríodoce entrevistó.

De acuerdo a testimonios de residentes de las comunidades de La Noria, Las Juntas, Babunica y Bamopa, los marinos habrían arribado desde el pasado miércoles 7 de marzo en cuatro helicópteros tipo Black Hawks, desde donde, sin siquiera aterrizar, bajaron a rapel de las aeronaves para entrar de manera violenta a algunos domicilios en busca del narcotraficante.

“Estábamos herrando ganado cuando de la nada teníamos dos boludos encima, y en segundos ya estábamos rodeados (por marinos), y apuntándonos a la cabeza nos preguntaban dónde estaba don Rafa”, narró un residente de La Noria, quien prefirió no revelar su identidad por temor a alguna represalia.

El vaquero agregó que, simultáneo al amago, varios uniformados se dirigieron al rancho de doña Hermelinda Quintero, y violando puertas y candados, entraron a la vivienda en busca del sinaloense, al tiempo que otros marinos lo tomaban a él y a su compañero con violencia, y apuntándoles al rostro les decían: “A ver hijos de la chingada, ahorita nos van a decir dónde está su patrón, porque la orden es llevarlo vivo o muerto”.

Ese tipo de acusaciones fueron confirmadas por residentes de Babunica, incluyendo la comisaria del ejido, Erika Serrano, quien dijo que había recibido quejas de los moradores, tanto hombres como mujeres, los que acusaron abusos de los elementos castrenses, incluyendo robo, maltrato físico y psicológico, y en algunos casos, amenaza de muerte.

“Nosotros entendemos que ellos (los marinos) están haciendo su trabajo, pero no tienen por qué tratar mal a la gente, y menos andar sembrando terror entre nosotros, porque en primer lugar la gente no tiene obligación de decirles dónde está este señor, aun cuando ellos supieran dónde se encuentra”, expresó la comisaria de Babunica.

La presencia de los marinos, agregó la funcionaria, obligó en los días posteriores a que muchos vaqueros, campesinos, y residentes de esa zona, migraran a otros lugares por temor a ser detenidos y golpeados por los uniformados.

“Es que se nos han reportado muchos abusos; hombres que fueron torturados, les han quitado motos, vehículos y lo que pueden, porque les exigen que se les diga donde está este señor Rafael Caro, pero ellos no tienen pruebas para acusarlos, ahora bien, si dicen que está aquí, que lo busquen ellos, y que se lo lleven”, enfatizó.

En Culiacán, grupos activistas como el Frente Cívico Sinaloense (FCS) y la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (CDDHS) confirmaron que en los últimos 10 días, recibieron decenas de quejas de residentes de la sierra de Badiraguato, quienes acusaron a los marinos de violentar sus derechos como ciudadanos.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search