Loading...

La historia de ‘El Chalequero’, el primer asesino serial en México

iudad de México. “Guerrero no es un criminal vulgar, no es uno de esos hombres que se amedrentan ante el fantasma de su crimen, ni es de...

A+ A-


iudad de México. “Guerrero no es un criminal vulgar, no es uno de esos hombres que se amedrentan ante el fantasma de su crimen, ni es de aquellos pusilánimes de quienes se dice que después de cometer un delito no tienen momento de reposo… Guerrero es un hombre que mata, que se ensaña con aquellos que elige para aniquilarlos, y que en la perversidad de su aberración moral, goza y se deleita con los estertores de la agonía de aquéllos a quienes da muerte”.

Así describió el 19 de junio de 1908 el diario El Imparcial a Francisco Guerrero, El Chalequero, el primer asesino serial del que se tenga registro en México.

El Chalequero mató en la Ciudad de México a alrededor de 20 prostitutas entre los años 1880 y 1888, además asesinó a una anciana (de la que no se sabe con certeza si era prostituta) en 1908.

En la misma época en la que Jack El Destripador causaba terror en las calles de Londres, la capital del país sufría con los asesinatos de Francisco Guerrero, quien de acuerdo con un perfil psicológico, sentía el derecho de matar a las mujeres porque consideraba un pecado su labor.

El apodo de El chalequero se debió a dos posibles razones: una de ellas es que era conocido así por usar esa prenda cotidianamente; la otra, que el sobrenombre se le dio por mantener relaciones sexuales ‘a chaleco’, es decir, a la fuerza.

El modus operandi del también apodado El Destripador Mexicano, El Barbázul Mexicano o El Degollador del río Consulado, entre otros, consistía en abordar a sus víctimas con el pretexto de contratar sus servicios, pero después de tener relaciones sexuales con ellas las estrangulaba, decapitaba y arrojaba sus cuerpos al río Consulado.

Tenía un sentimiento de superioridad física y moral, aprovechaba la vulnerabilidad de las mujeres para liberar su misoginia. Llegó a violar a sus víctimas.

Uno de los primeros criminólogos mexicanos, Carlos Roumagnac, concluyó que El Chalequero era un criminal nato.

“…no hay datos suficientes que autoricen a suponer que el Chalequero, haya cometido sus crímenes bajo la influencia irresistible de la perversión sexual, no los ha cometido bajo la influencia de una obsesión morbosa, los ha consumado por impulsiones violentas y conscientes, es por tanto un degenerado inmoral violento.”

Contrario al comportamiento que tenía con sus víctimas, Guerrero era educado e incluso caballeroso con las demás personas, era descrito como guapo, elegante, galán y pendenciero, vestía de casimir, con sombrero ancho y zapatos relucientes.

Sus homicidios era conocidos por todas las prostitutas de la zona pero ninguna fue capaz de denunciarlo o entregarlo a la policía debido al temor de posibles represalias en su contra o posiblemente porque era un proxeneta.

El asesino serial fue aprehendido en dos ocasiones. El 13 de febrero de 1888 fue detenido tras ser denunciado por unos vecinos de una de sus víctimas a quien violó y degolló. En su juicio otra mujer lo acusó de violación e intentó de homicidio. Fue condenado a pena de muerte pero Porfirio Díaz revocó la sentencia y lo sentenció a 20 años; no obstante, salió en 1904 por un indulto que se le dio por error.

El 13 de junio de 1908, Francisco Guerrero fue detenido, de nuevo, por el asesinato de una anciana que “lo había hecho enojar”. Al momento de su detención el hombre se encontraba a una corta distancia del lugar del crimen con las manos ensangrentadas. Fue enviado a Lecumberri y sentenciado a pena de muerte.

El Chalequero murió antes de que se cumpliera su sentencia en 1910 a los 70 años, sin que se sepa la causa de su fallecimiento.
Loading...

Related

Reportajes Especiales 8646079937183905255

Publicar un comentario

emo-but-icon

google-site-verification: googleca6b8264058573e8.html

mas visto de la semana

Side Ads

Text Widget

Connect Us

item