Loading...

Grupo de reos controla el penal de Mazatlán amenazas de muerte entre ellos hasta por una entrada fuerte e el fútbol

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) fue omisa ante el autogobierno en el penal de Mazatlán. Esa omisión dejó un sa...

A+ A-


La Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) fue omisa ante el autogobierno en el penal de Mazatlán.

Esa omisión dejó un saldo de tres reclusos muertos, uno herido de bala y otros 11 lesionados a golpes o con objetos punzo-cortantes.

Las agresiones ocurrieron durante una serie de riñas entre internos entre el 9 de enero y el 10 de febrero del año pasado.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) terminó una investigación que inició por ocho quejas presentadas por presos, en la que concluyó que hay un grupo de reos que controlan el penal y las autoridades penitenciarias tenían conocimiento.

“Dicha circunstancia, es de pleno conocimiento de  las autoridades encargadas de la seguridad del  Centro Penitenciario, pues SP9 (servidor público) en entrevista con el Visitador Adjunto de fecha 24 de febrero de 2017, reconoció la existencia de un grupo de internos que mandaban dentro de dicho Centro”, señala la CEDH.

“El pleno conocimiento de las autoridades de la situación imperante dentro del centro penitenciario, puede resultar en complicidad con el grupo de internos que ejerce el autogobierno, ya sea por la omisión de los propios custodios, quienes aun y cuando conocen las situaciones de violencia y extorsión que sufren las personas privadas de la libertad, no les garantizan la seguridad, inclusive, colaboran facilitando las llaves a dichos grupos quienes llegan de madrugada y sacan de sus celdas a los demás internos para ejercer violencia física y sicológica”.

De acuerdo con la CEDH “se encontró una situación alarmante dentro del Centro Penitenciario”, pues todos los reos coincidieron en que existe un grupo de internos que ejerce autogobierno y control, que provocó los disturbios.

Además, imponen reglas y extorsionan al resto de la comunidad de internos, atentando contra su dignidad, integridad y seguridad  personal, ejerciendo principalmente violencia física y sicológica en caso de que no cumplan con sus determinaciones.

El Director de Prevención y Readaptación Social de la SSPE, Juan Carlos Campos, señaló que los problemas eran por un interno del fuero federal que fue trasladado a otro reclusorio y desde entonces se terminaron los pleitos.

Mencionó que tras las riñas cambiaron al director y al personal de seguridad.

La rebelión de los internos

Las investigaciones de la CEDH establecieron que los problemas registrados entre enero y febrero surgieron a raíz de que los internos dijeron estar cansados y enfadados del autogobierno.

Según los testimonios, son alrededor de 80 prisioneros los que mantienen el autogobierno y tienen sometidos todo el tiempo al resto de los presos.

Los reos que dieron sus testimonios dijeron que se tiene que hacer lo que a ellos les plazca, pues les propinan golpes y malos tratos a la población penitenciaria por cualquier motivo, imponen castigos arbitrarios como dormir en una celda sucia y sin cobija, cobran cuotas obligatorias por cualquier cosa que se les ocurre y en general, los extorsionan para ellos vivir como reyes y quien no sigue sus reglas, lo mínimo que se lleva es una golpiza.

Los internos, indica el organismo, “coincidieron en señalar que ya no están dispuestos a soportar esas situaciones; que saben que los internos se rebelaron en contra de este grupo que impone el autogobierno, y ahora la situación que impera es de temor generalizado, pues están seguros que  tomarán represalias en su contra, ya que los integrantes de este grupo son personas muy violentas que imponen su ley y sus reglas a base de violencia”.

El primer evento ocurrió el 9 de enero a las 8:20 horas en el área de servicios generales, donde en una aparente riña resultaron lesionados por bala un interno y otro por arma punzocortante; el segundo fue a las 9:00 horas en otra riña en un módulo, en la que tres reos salieron heridos por golpes y heridas cortantes.

Uno de los lesionados dijo que fue agredido por tres internos a golpes con sus puños, por lo que él respondió defendiéndose igualmente a golpes, y  que posteriormente, dos de los agresores huyeron e inmediatamente regresaron acompañados de aproximadamente 60 reos, quienes comenzaron a  golpearlo con la intención de matarlo.

Esas personas traían aproximadamente seis armas, logrando quitarle el arma a uno de ellos, pero en ese momento, recibió el balazo en el rostro y él lesionó a tres reos en defensa propia.

El 12 de enero, la CEDH recibió quejas de internos del penal por amenazas del grupo que controla el reclusorio.

En una de las quejas, los internos señalaron que dados los recientes acontecimientos, miembros de un grupo que ejerce autogobierno los habían estado amenazando de manera continua, razón por la que temían que en cualquier momento se atentara contra sus vidas, y que de esos hechos ya tenía conocimiento el comandante de celadores, quien nada había hecho al respecto.

Otro reo dijo que sus problemas iniciaron cuando jugando futbol tuvo un choque con otro interno,  quien maneja cierto poder al interior del Centro y quien siempre trae a varios internos que lo protegen y hacen las veces de sus guaruras y que esa persona ha comentado a otros reos que va a atentar contra su vida.

El 13 de enero, el organismo recibió otra queja en la que un reo señaló que había sido golpeado por unos internos que integran una mafia y quienes en últimas fechas lo habían amenazado con privarlo de la vida.

El 25 de enero, la CEDH recibió otra queja por la muerte de un interno identificado como Jesús Ramón.

RIÑAS. Con saldo de tres muertos y 12 heridos.

Uno de los reos manifestó que varias personas vestidas de militares entraron al módulo del Centro de  Observación y Clasificación, preguntando por Jesús Ramón, quien los invitó a pasar a una de las carracas y después de unos minutos, dichas personas salieron, por lo que un interno, al ver que Jesús Ramón no salía, acudió a buscarlo y lo encontró ahorcado.

Además señaló que dos meses atrás, Jesús Ramón había sido golpeado por otro interno, pero por miedo a represalias no quiso denunciarlo, pues temía por su vida.

El interno había solicitado que lo cambiaran de módulo desde dos meses antes, ya que según se le dificultaba pagar los mil 500 pesos que le cobraban por permanecer en el Centro de Observación y Clasificación.

El reo fue cambiado a otro módulo “más económico” pero el primer día lo golpearon y no permitieron que lo revisara el médico y el Comandante ordenó que fuera regresado al módulo de Observación.

El 5 de febrero alrededor de las 16:20 horas ocurrió otra riña en el reclusorio.

En el pleito murieron los internos Miguel y José Alfredo por lesiones producidas por objetos punzo-cortantes, aparentemente provocadas por los mismos fallecidos en una discusión entre ellos.

Uno de ellos quedó muerto en el penal y el otro falleció en el hospital.

La CEDH recibió otra queja de dos internos que decían los habían amenazados con matarlos ese día en la noche.

El 10 de febrero el organismo abrió otro expediente por una nueva queja.

En la queja, un familiar de un reo dijo que había acudido a visita y encontró a su pariente con golpes en la cara y muy nervioso y le comentó que había recibido amenazas con cuchillo y de que lo iban a quemar, e incluso estaba sin comer por miedo a que lo envenenaran.

Medidas tardías

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, desde que se registraron los hechos violentos se tomaron medidas.

El director de Prevención y Reinserción Social, Juan Carlos Campos, dijo que cambiaron al director y al personal del penal.

Detalló que la primera riña ocurrió por el cobro de una deuda de dinero entre los internos y la segunda por quejas derivadas de la alimentación.

“Había una persona identificada ahí que no se había podido trasladar a un centro federal, que es donde debía de estar, ese interno fue trasladado, se pidió apoyo a la Comisión Nacional de Seguridad y ellos a través del órgano administrativo de prevención y readaptación social fue trasladado ese interno y a partir de ahí empezamos a tener un poco más de control con el penal y hoy en día no hemos tenido eventos de esa naturaleza”, dijo.

El director de Asuntos Jurídicos de la SSPE, Suriel Bello Garduño, aseguró que desde esa ocasión se iniciaron procedimientos administrativos al personal del penal pero hasta la fecha no los han concluido.

La CEDH señaló en la recomendación fechada en diciembre pasado que “no se cuenta con información  alguna que indique que se inició algún procedimiento administrativo de investigación respecto alguna acción u omisión de los funcionarios y/o autoridades penitenciarias que tienen a cargo la seguridad, administración y funcionamiento del Centro Penitenciario”.

El organismo recomendó a la SSPE erradicar el autogobierno en el penal, garantizar la seguridad de las víctimas y repare el daño a través de una compensación.

Además pidió dar vista a la Fiscalía General del Estado si hay responsabilidad penal de alguna persona o servidor público, e inicie procedimientos administrativos a los servidores públicos responsables de garantizar la seguridad en el penal.
Loading...

Related

Titulares 1015926500201364620

Publicar un comentario

emo-but-icon

google-site-verification: googleca6b8264058573e8.html

mas visto de la semana

Side Ads

Text Widget

Connect Us

item