ENTRADAS RECIENTES

La nueva historia de un hombre valiente que con dos balazos y un machetazo, anciano asesina a ladrón que entró a su propiedad



Un hombre se aventuró a entrar en la propiedad de un adulto mayor, pero éste se defendió y mató de dos disparos y un machetazo al presunto ladrón.

Tras el asesinato, el dueño de la propiedad, identificado como Liborio Apolinar Oyervides González, de 82 años, acudió ante la agencia del Ministerio Público adscrita a Arteaga, para reportar el hecho.

Cerca de las 14:00 horas de ayer, elementos de la Policía Investigadora y de Fuerza Coahuila se desplegaron hasta el Rancho “La Casita”, que se ubica sobre el camino a la Rioja, en el Cañón de la Rioja, municipio de Arteaga.

La cabaña de don Liborio se encuentra en una zona de difícil acceso; se tiene que pasar por terracería y un camino serpenteante entre la sierra para poder llegar hasta la propiedad, donde criaba animales.

La víctima mortal, de quien aún se desconocen sus generales, se presume que habría ido a robar, sin embargo, encontró resistencia por parte del octogenario, que estaba armado.

Con machete y pistola en mano, Liborio habría intentado alejar al delincuente, de aproximadamente 25 ó 30 años de edad, pero habría actuado en defensa propia con acertando un machetazo contra el desconocido.

Posteriormente, don Liborio realizó dos disparos que impactaron en el presunto ladrón, que cayó muerto frente a la puerta de la cabaña. 

Después de los hechos, don Liborio se trasladó ante el Ministerio Público, donde quedó detenido en lo que se arma la carpeta de investigación.

Agentes investigadores y de elementos de servicios periciales se encargaron de recolectar los primeros indicios. El cuerpo del difunto fue llevado al Semefo.

LEGÍTIMA DEFENSA EXCULPARÍA A DON LIBORIO

El abogado Gerardo Pérez Pérez indicó que la “legítima defensa” podría excluir de algún crimen a  don Liborio Apolinar Oyervides González, de 82 años, siempre y cuando sea demostrable.

Para que el suceso se interprete dentro de esta connotación legal debe de ser real, inminente, proporcionada (en el tipo y calibre de armas o artefactos), que no exista otro medio racional para resolver la situación y que no exista una provocación por parte de la posible victima (en este caso don Liborio). 
Advertisement
BERIKAN KOMENTAR ()