"El Tekolín" el cobarde criminal ligado al CDS que ejecuto a militar desarmado con AK-47 tras pedirle corriente para su carro en BCS ya es buscado por Soldados

- 9:57:00

"El Tekolín" el cobarde criminal ligado al CDS que ejecuto a militar desarmado con AK-47 tras pedirle corriente para su carro en BCS ya es buscado por Soldados

Todos los caminos apuntan a que el presunto homicida de Emmanuel Esau Saldaña Ramos, militar adscrito al puerto de San Felipe, fue víctima de un arrebato de ira de Óscar Parra Aispuro, conocido como “El Tekolín”, “El Flaco” o “El Patrón”.

Inteligencia militar lo ubicó como el presunto responsable del homicidio ocurrido el pasado fin de semana, en contra de uno de sus compañeros, por lo que desde ese momento iniciaron las diligencias, tanto testimonios como cateos en diversas partes del puerto.

David Lozano Blancas, coordinador de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales (SIE) afirmó que el militar se encontraba con dos compañeros en la calle Mar de Cortez, casi a la altura con la intersección de la calle Veracruz, muy cerca del malecón.

Los castrenses iban de civiles y se encontraban de fiesta la madrugada del 31 de diciembre, cuando tuvieron un desperfecto mecánico con su vehículo.

Emmanuel Saldaña, de 25 años de edad, y originario de Chiapas, solicitó a los conductores de la zona si podían ayudarles con unos cables de corriente, pero tras varios intentos no lograron conseguirlos.

La fila de vehículos se hizo larga en las estrechas vialidades, pues los soldados pedían ayuda a todo conductor que pasara por la zona.

Uno de esos vehículos era un pick up, color blanco, modelo reciente, en el que supuestamente viajaba Óscar Parra acompañado de una mujer. Al llegar frente a ellos, la víctima le pidió ayuda, pero el agresor le respondió con palabras altisonantes por detener el tránsito.

El soldado le respondió de la misma forma, lo que molestó al criminal quien abrió la puerta del asiento del piloto y sin descender de la unidad colocó su arma calibre AK 47 en la parte superior de la cabina y abrió fuego en tres ocasiones.

Todos los tiros atinaron en la humanidad de Emmanuel Esau, quien pereció de manera inmediata ante los ojos de sus dos compañeros, quienes no pudieron hacer mucho para detener al agresor, pues iban desarmados.

El vehículo escapó a gran velocidad y logró perderse entre las calles. Sin embargo, horas después fue ubicado en un inmueble abandonado ese mismo día. Personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) pidió apoyo de un agente del Ministerio Público para poder catear el inmueble, pero la orden no fue liberada hasta la madrugada del martes.

En la unidad localizaron casquillos de arma de fuego calibre 7.62, coincidentes con los utilizados por el victimario aquella madrugada, además de algunas huellas cotejables.

Tras las indagatorias realizadas por elementos del Ejército Mexicano, todo parece indicar que la agresión corrió por cuenta de Óscar Parra, pues incluso el mismo jueves se realizó el cateo a una vivienda de uno de sus familiares, donde también se ubicaron tres casquillos del mismo calibre, aunque estos no han sido cotejados.

La organización de Óscar Parra

El hombre de mayor peso es Óscar Parra Aispuro, conocido como “El Tekolín” o “El Flaco”, originario de Hermosillo, Sonora, el cual cuenta con antecedentes penales por delitos contra la salud, en 2014, además de violencia intrafamiliar, lesiones calificadas, y desde hace unos meses, la PGR lo ubicó como el jefe de su propia organización.

Aunque no es la única, sí es la más visible debido a su enorme capacidad de operación, además de tener nexos con el Cártel de Sinaloa; cuenta con decenas de pescadores, financieros y grupos armados que trabajan impunemente ante los ojos de las autoridades.

Debajo de Parra Aispuro se encontraba su hermano Gastón Eduardo y Arnoldo Castañeda Romero, mejor conocido como “El Nono”, pero este año fueron detenidos por la Gendarmería y la Policía Ministerial, respectivamente.

“El Nono”, presunto subjefe de la organización y encargado de recoger la totoaba de los pescadores y hacer las ventas, fue aprehendido el 28 de julio, en el puerto de San Felipe, cuando transitaba en un pick up Ford Lobo, modelo 2015, sobre la Avenida Mar de Cortez; iba acompañado de Adrián Rivera Castañeda, empleado de la Secretaría del Ayuntamiento, según la página de transparencia de la institución, donde se desempeñaba como auxiliar administrativo.

Policías ministeriales les hallaron cartuchos de un arma AR-15 y envoltorios de droga, por lo que hoy están recluidos en el Centro de Reinserción Social de Mexicali.

Rivera Castañeda, alias “El Chato de la Sierra”, era considerado en la organización como el vínculo con diversos sectores que servirían para crear alianzas; en una imagen se muestra abrazado de “El Tekolín”.

Tras caer “El Nono”, Gastón Eduardo ocupó su lugar como encargado de la venta de totoaba, además de continuar con las labores de abastecimiento de armas, pero fue detenido el 11 de octubre, circulando a bordo de un pick up de la marca Toyota, color gris, con caja y placas AP05817, de Baja California, sobre la carretera Puertecitos-San Felipe.

En ese momento, la Gendarmería y la Secretaría de Marina indicaron que fue aprehendido con 6 mil dólares, dos envoltorios de metanfetamina de regular tamaño y 74 cartuchos de calibre 7.62, además de una gramera, una fornitura de pistola, esposas y un radio de frecuencia de largo alcance, mismo que tiene la capacidad de intervenir la señal de marinos y militares.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search