¿Cuánto cuesta la playera Gucci que vestía el "Pirata de Culiacán" el día que murió?

- 23:30:00


Luego que se supiera la extravagante vida que llevaba "El Pirata de Culiacán", usuarios de las redes sociales descubrieron que la playera que portaba el youtuber el día que lo asesinaron era marca Gucci. 

Aunque no se sabe si era original o no, el precio de la "T-Shirt Sea Storm" tiene un costo de 490 euros, equivalente a 11 mil 500 pesos aproximadamente. 

Luego de la peor masacre en la historia reciente de Texas, el vicegobernador aseguró que tragedias similares podrían evitarse si más feligreses están armados.

Así, Dan Patrick le pidió al fiscal general Ken Paxton que aclarara lo estipulado en el código del estado y que presentara su respuesta lo antes posible "para que las iglesias sepan cuáles son sus opciones legales para mejorar la seguridad" luego de la tragediaque dejó 26 muertos. Este jueves, Paxton se pronunció.

"A menos que una iglesia presente una notificación oral o escrita prohibiendo que se porten armas cortas en su propiedad, un propietario con licencia puede llevarla a sus instalaciones conforme a lo permitido por la ley", indicó Paxton en una opinión legal.

A solicitud de Patrick, el fiscal también señaló que la ley SB2065, que entró en vigencia el 1 de septiembre, exime a las iglesias de los impuestos estatales que las instituciones privadas deben pagar cuando tienen sus propios equipos de seguridad.

"La legislatura canceló esas tarifas porque imponían una carga financiera significativa a las iglesias pequeñas, como la de Sutherland Springs", indicó la fiscalía en un comunicado.
Quienes se oponen a que la gente vaya armada a las iglesias, sostienen que se podrían generar accidentes o situaciones peligrosas porque los feligreses no están entrenados como agentes de seguridad.

La matanza del 5 de noviembre en Sutherland Springs avivó nuevamente el debate sobre el control en el porte de armas en Estados Unidos. Para muchos en el poblado, el asesino no acabó con más vidas porque un vecino armado lo enfrentó. Stephen Willeford se convirtió en un héroe en esa zona rura.

Políticos republicanos en Texas y Washington D.C. destacaron esa intervención, mientras que figuras demócratas abogaron por un mayor control en el porte de armas.
Devin Kelley, el atacante, adquirió las armas ilegalmente por fallas de las Fuerza Aérea, que no reportó las ofensas anteriores del exoficial a la base de datos del FBI.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search