La "Mafia no perdona" las traiciones de " El Yeyo" López Falcón un capo Tamulipeco que jalaba con El Mayo Zambada y Arturo Beltran cazado por Osiel Cárdenas Gullén

- 10:38:00

La "Mafia no perdona"  las traiciones de " El Yeyo" López Falcón un capo Tamulipeco que jalaba con El Mayo Zambada y Arturo Beltran cazado por Osiel Cárdenas Gullén 

Edelio López Falcón "El Yeyo" era un personaje que empezó sus negocios con una tienda de bugambilias y que su nombre saltó a la fama cuando le dio la espalda a sus antiguos socios tamaulipecos y empezó a traficar drogas para narcotraficantes sinaloenses.

Nacido en Miguel Alemán, Tamaulipas, en 1965, López Falcón se vinculó al menos desde el 2000 con Marco Arturo Beltrán Leyva "El Barbas", operador del Cártel de Juárez en Nuevo León y socio directo de Ismael "El Mayo" Zambada e Ignacio Coronel, según informes de la Procuraduría General de la República.

Desde entonces, fue blanco del Ejército, la PGR y Osiel Cárdenas Guillén, entonces líder del Cártel del Golfo, pero de todos los operativos y atentados logró escapar hasta que en Mayo de 2003 un par de sujetos lo ejecutaron en Guadalajara, ciudad que visitó para vender un caballo.

Amante de la música ranchera, este sujeto usaba los nombres de "Gilberto Salinas" y "Edelio Flores" para desenvolverse en el ámbito legal como un empresario dedicado a la promoción de espectáculos, los restaurantes y el ganado equino, de allí también su otro alias de "El señor de los caballos".

"El Yeyo", de acuerdo con funcionarios consultados, no era un traficante violento. Tampoco tenía orden de aprehensión, al menos por lo que toca a las investigaciones de la entonces Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada.

En 1999, de acuerdo con un oficial del Ejército, López Falcón atendía su tienda de bugambilias en Miguel Alemán, pasaba algunas temporadas en Texas y trataba de mantener un perfil bajo, aunque ya estaba plenamente identificado por la Secretaría de la Defensa Nacional.

Hasta ese momento, conformaba una alianza con la familia de Gilberto García Mena "El June", Fidel Hinojosa "El Choco", Ricardo Garza Manríquez, director de Seguridad Pública de Miguel Alemán, y Zeferino Peña Cuéllar "Don Zefe", entonces director de la Policía Municipal y hoy buscado por las autoridades.

Informes de la PGR y del Ejército coinciden en que "El Yeyo" empezó a tener diferencias irreconciliables con "El June" en el momento en que buscó alianzas con traficantes de algunos municipios de la frontera de Tamaulipas que ya trabajaban con capos de Sinaloa. Uno de ellos era Rolando López Salinas "El Rolis". Este sujeto sufrió un atentado el 22 de septiembre del 2000 en Miguel Alemán, del cual salió herido su chofer Héctor Arias. Dicha agresión se le atribuyó a "El June".

Apenas unos días después, el 27 de septiembre, un grupo de 6 sicarios fue capturado en medio de una balacera en Ciudad Camargo, gracias a una denuncia "anónima" que recibió la Policía Ministerial. La sorpresa fue que los pistoleros eran de Culiacán y Guamúchil, y que admitieron estar contratados por "El Rolis".

Otro de los aliados de "El Yeyo" fue el extinto Dionisio Román García "El Chacho", un ex agente de la Policía de Tamaulipas que las autoridades  relacionaron con el Cártel de los Carrillo Fuentes.

"El Chacho", que controlaba el tráfico de drogas en Nuevo Laredo, fue "levantado" por un comando armado el 13 de mayo del 2002 en su domicilio en Monterrey y su cuerpo apareció en el poblado tamaulipeco de Nuevo Progreso.

López Falcón saltó a la prensa nacional el 13 de mayo del 2001 cuando logró salir ileso de un atentado en la Expo de Monterrey, en un palenque donde cantaba Vicente Fernández. Se dijo entonces que el ataque lo ordenó "El June", porque su rival dio la información para que lo capturara.

Esa versión ayer fue desechada por un funcionario, quien dijo que en realidad el atentado fue obra del grupo de sicarios  "Los Zetas", al servicio de Osiel Cárdenas, debido a que "El Yeyo" era el rival más fuerte de la zona, respaldado por el Cártel de Juárez.

Todos los socios de "El Yeyo", y él mismo, fueron atacados por el grupo de Osiel Cárdenas, pero también todos sus agresores -e incluso los agentes y militares que lo investigaban- cayeron antes que él. 

Ejecutados o encarcelados.

"El June" terminó en La Palma. El sicario que encabezó el atentado en Monterrey, Arturo Guzmán Decena "El Z-1", murió en una balacera el 21 de noviembre del 2002; Héctor Robles Duarte "El Cuñado", otro de los pistoleros que intentó matarle, terminó en el Reclusorio Norte.

Mario Roldán Quirino, el funcionario de la FEADS que tenía una línea de investigación contra "El Yeyo", fue ejecutado el 21 de febrero del 2002. Incluso, el General Ricardo Martínez Perea y dos de sus oficiales, quienes persiguieron a López Falcón, fueron sentenciados a 15 años de cárcel,Martinez Perea ya esta en libertad.

Uno de estos oficiales, el teniente de Caballería Javier Antonio Quevedo Guerrero, dijo ante la Procuraduría Militar que "El Yeyo" lo amenazó de muerte "porque ya le había tumbado muchos paquetes".

Una de las últimas ocasiones en que se le vio públicamente al tamaulipeco, fue el 22 de junio del 2000, en la inauguración del Misión Grill Restaurante, cerca de Monterrey.

Funcionarios consultados dijeron que la presencia de "El Yeyo" se debió a que era novio de María Eugenia Garza Díaz, hija de los propietarios del restaurante. La última foto de López Falcón también se tomó en un restaurante en Guadalajara.
***
Milenio Diario, a 8 de mayo del 2003
Columna Razones - Jorge Fernández Menéndez
El narcotraficante, el gobernador, la foto

A Eudelio López Falcón, conocido como El Yeyo, se le acabó la suerte: le tocó ser uno más de la larga serie de ajustes de cuenta entre los que han intentado convertirse en los sucesores de Juan García Abrego en lo que alguna vez se denominó el cártel del Golfo. Al Yeyo lo asesinaron en un restaurante de Guadalajara el martes y, rápidamente se especuló que su muerte había sido ordenada por la gente de Osiel Cárdenas.

Puede ser, sobre todo tomando en cuenta la violencia de la que siempre ha hecho gala el ahora huésped del penal de La Palma, y la forma en que se han deshecho de amigos y enemigos los principales personajes del narcotráfico en Tamaulipas y Nuevo León. Después de la caída de Juan García Abrego, distintos grupos crecieron en la zona y dos de ellos se hicieron los más importantes: el de Salvador Chava Gómez y el de Osiel Cárdenas, con el centro de sus operaciones en Matamoros. Otros grupos menores tenían fuerte influencia en Nuevo Laredo (como Los Texas o Los Chachos) y en Reynosa. Pero el desafío para esas organizaciones era definir quién se quedaría con el control del Golfo, como alguna vez lo había tenido Juan García Abrego. Detenido éste y extraditado a Estados Unidos, quien ocupó buena parte de la zona del golfo fue el cártel de Juárez, sobre todo apoyándose en el grupo que controlaba Cancún y, con él, la península de Yucatán, grupo del que participaba el ex gobernador Mario Villanueva.

Pero casi al mismo tiempo que Villanueva tenía que emprender la huida que terminaría con su detención, en la ciudad de México, los dos principales operadores de lo que quedaba del cártel del Golfo, Chava Gómez y Osiel Cárdenas, lograban fugarse, luego de sobornar a sus guardias de una casa de seguridad en la que estaban detenidos en la ciudad de México. Regresaron a Tamaulipas y se ahondaron las diferencias entre ambos (algunas fuentes aseguran que el enfrentamiento fue por los amores de una dama, en realidad porque Osiel pensaba en realinearse con la gente de Juárez que tenía cada vez más peso en la zona del Golfo y en el propio estado) y, finalmente, Chava Gómez apareció asesinado en Matamoros dentro de su camioneta: ya nadie discutiría la presencia de Cárdenas en la zona, menos aún porque el nuevo capo comenzó una larga serie de ajustes de cuentas que le valieron el mote del mata amigos.

Como parte de esos ajustes de cuentas se dio la división entre Eudalio López Falcón y Gilberto García Mena, apodado El June. Los dos provenían de la principal puerta de entrada de drogas hacia Estados Unidos en la frontera de Tamulipas y Texas, el municipio de Miguel Alemán. El control de esa zona profundizó la división entre ambos. El Yeyo se concentró entonces en Monterrey y comenzó a hacer crecer una organización que, durante la administración de Fernando Canales Clariond, siempre se quiso ignorar: el cártel de Monterrey. Vendría entonces la detención de El June en un peliculesco operativo en el poblado de Guardados de Abajo, en abril del 2001 y unos días después, el 13 de mayo, un comando, en plena feria de Guadalupe en Monterrey, a las cuatro de la mañana e inmediatamente después de la actuación de Vicente Fernández, intentó asesinar al Yeyo, a quien Osiel Cárdenas acusaba de haber delatado al June. Con todo, y pese a que fue público que el objetivo del atentado era el Yeyo, no pasó nada. Las autoridades regiomontanas seguían insistiendo en que el cártel de Monterrey, simplemente, no existía.

Quizás eso se debía a las magníficas relaciones que El Yeyo había consolidado en Monterrey. Un ejemplo, fue publicado por el reportero Diego Osorno, el 2 de diciembre pasado en MILENIO Semanal. Allí se muestra, a toda página un suplemento comercial que circuló en Monterrey el 16 de julio del año 2000, donde se celebraba la inauguración del restaurante Misión Grill, ubicado en el kilómetro 257.7 de la carretera que une a Monterrey con el municipio de Santiago. 

El local, propiedad de la familia Garza Díaz, fue inaugurado por el propio gobernador del estado Fernando Canales Clariond (actual secretario de Economía) y por su esposa Angela Stelzer y por el alcalde de Santiago, Eduardo García Garza. El lugar fue bendecido por el sacerdote Alejandro Leal. El suplemento comercial que dio cuenta de la inauguración despliega nueve amplias fotos, en varias de las cuales aparece, siempre en primer plano y entre los invitados principales, a quien se identifica en ese texto, como el empresario Eudelio López Falcón, a quien pocos meses después la PGR identificaría como el Yeyo López, uno de los principales narcotraficantes de la región y cabeza del cártel de Monterrey, el mismo del que las autoridades locales no han aceptado su existencia: extraño que no supieran de la existencia del Yeyo porque en todas esas fotos aparece en primera fila junto al gobernador, su esposa, los dueños del local, el presidente municipal y el sacerdote que bendijo el local.

Ahora, en un restaurante menos elegante que aquel y muy lejos de Monterrey, el Yeyo fue asesinado por dos sicarios de sendos disparos en la cabeza. Rápidamente se dijo que finalmente Osiel Cárdenas había ejecutado su venganza. Puede ser, pero tampoco se debería descartar algo más sencillo: caído Osiel, detenidos sus principales lugartenientes, todo indica que los antiguos socios y adversarios de los grupos tamaulipecos, quieren hacerse con el control del narcotráfico en la región y terminar de aniquilar a quienes pudieran resurgir en la zona. Durante algún tiempo, Osiel Cárdenas trabajó asociado con el cártel de Juárez, pero luego rompió con ellos y uno de sus principales hombres, Arturo Hernández González apodado El Chaqui (recientemente detenido) y quien manejaba los grupos de sicarios de esa organización, ofreció hasta dos millones de dólares por la cabeza de Osiel Cárdenas. Al mismo tiempo, López Falcón, que se había asociado con algunos grupos de Juárez para operar en Monterrey, debió dejar esa ciudad y ubicarse en Guadalajara.

Todo indica que quizás sí se trató de un simple ajuste de cuentas, pero es mucho más probable que haya sido eliminado como parte de la reestructuración del narcotráfico en toda la frontera norte después de los golpes recibidos en los últimos meses por la mayoría de los cárteles. Lo cierto es que el Yeyo ya no era útil, que sus contactos en Monterrey están ahora en otras manos, que Osiel Cárdenas y su grupo también están detenidos, y que sólo dos organizaciones tienen posibilidades de aprovechar esa región para su negocio: el propio cártel de Juárez, que ya está operando en la zona desde hace años o el cártel de los Valencia, que desde Michoacán y Manzanillo, reciben droga en el Pacífico, la llevan al centro del país, pasan por el DF y Guadalajara y están tratando de penetrar cada vez más en el noreste. Y nadie en esa larga ruta que recorre varios estados del país parece querer reconocerlo. 
***
Nadie reclama cadáver de "El Yeyo" presunto capo asesinado en Jalisco 
Estudian las autoridades locales y federales quiénes dieron muerte al narcotraficante y cuánto tiempo tenía de realizar operaciones en la capital jalisciense 

El Universal online, Ciudad de México, Miércoles 07 de mayo de 2003 

14:05 El cuerpo del presunto narcotraficante Edelio López Falco, alias "El Yeyo" asesinado en Guadalajara, no ha sido reclamado por ninguna persona. De acuerdo con informes de Monitor de Radio Red, las autoridades federales y estatales se enfocan a identificar a los sicarios que dieron muerte al capo y cuánto tiempo tenía de realizar operaciones en la capital jalisciense. Edelio, "El Yeyo" López Falcón, uno de los narcotraficantes más buscados del norte de México, fue presuntamente asesinado a balazos cuando desayunaba en un restaurante de Guadalajara, en la más reciente de las casi 190 ejecuciones entre narcos de los últimos cuatro meses.

"El Yeyo" López, a quien también se conocía como "El Señor de los Caballos", entre otros muchos alias, recibió tres balazos calibre 45 en la cabeza cuando estaba a punto de pagar la cuenta. Junto a él se encontraba un compañero de batalla, Oscar "Coque" Preciado, que resultó ileso.

La Policía Investigadora de Guadalajara busca pistas de los ejecutores, que escaparon a toda velocidad en una camioneta blanca, según testigos que sin embargo no precisaron el aspecto de los sujetos. Las autoridades daban por sabido que "El Yeyo" tenía los días contados. "Estaba muerto en vida. Tarde o temprano lo iban a cazar y lo mismo le va a ocurrir a su primo Rolando López Salinas", señaló un comandante de la Policía Ministerial.

"El Señor de los Caballos" había escapado de otros atentados contra su vida, tras intentar distanciarse del Cártel del Golfo al que pertenecía, para conducirse de manera independiente en el negocio del narcotráfico. Al momento de su muerte el supuesto promotor de espectáculos y carreras de caballos tenía en su poder: un reloj Rolex, un anillo de oro, un torzal, cuatro teléfonos celulares, un Nextel, 43 billetes de 20 dólares cada uno y 31 billetes de 200 pesos entre sus ropas, así como una licencia de conducir del estado de Texas. El capo lideraba uno de los grupos que pretendía apoderarse del territorio que controla el cártel del Golfo, por lo que se consideraba uno de los enemigos principales de Osiel Cárdenas Guillén y su organización, según la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada (UEDO).

De acuerdo con un reciente informe del diario Reforma, en los primeros cuatro meses del año se han registrado al menos 190 ejecuciones con las características del crimen organizado, en por lo menos 14 localidades del país. De confirmarse la identidad de El Yeyo, se habría asestado un fuerte golpe al grupo que tenía la capacidad suficiente de desafío, en el área de Tamaulipas y Nuevo León, para apoderarse del territorio del cártel del Golfo, tras la detención de Osiel Cárdenas, quien se presume que en mayo del 2001 mandó al grupo de sicarios de Los Zetas a ejecutar a López Falcón, durante un palenque en Nuevo León, en un atentado del que resultó ileso. 
***
Lo identifican de manera preliminar como Edelio López Falcón, `El Yeyo`, enemigo de Osiel Cárdenas, líder del cártel del Golfo 
Gerardo Rico y Silvia Otero/Corresponsal y reportera
El Universal, Miércoles 07 de mayo de 2003 

Guadalajara, Jal. En un restaurante de esta ciudad ayer fue ejecutado un empresario, que después fue identificado de forma preliminar como el narcotraficante Edelio López Falcón, alias El Yeyo .

El capo lideraba uno de los grupos que pretendía apoderarse del territorio que controla el cártel del Golfo, por lo que se consideraba uno de los enemigos principales de Osiel Cárdenas Guillén y su organización, según la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada (UEDO).

Autoridades de la Procuraduría de Justicia estatal informaron que la víctima podría ser El Yeyo Falcón y la Procuraduría General de la República (PGR) no descartó que pudiera tratarse de él, por lo que anoche un grupo de agentes viajó a Guadalajara para confirmar su identidad.

Fuentes de la dependencia federal explicaron así que en caso de tratarse del capo la PGR atraerá la investigación del homicidio.

La ejecución se registró por la tarde en el Café Madoka, ubicado en la esquina de las calles Golfo de Cortés y Tarascos, en el Fraccionamiento Monraz, de esta ciudad.

De acuerdo con declaraciones de testigos, dos sujetos vestidos de blanco entraron al lugar y simularon que iban al baño. Al pasar por la mesa en la que estaba el empresario regiomontano acompañado de su amigo Óscar Coque Preciado, uno de los desconocidos sacó un arma y le disparó por la espalda.

Después los sicarios huyeron en un automóvill de modelo reciente.

El subdirector de la Policía de Guadalajara, Javier Martínez Espinosa, explicó que la víctima presentaba a simple vista tres impactos de bala en la nuca y confirmó que dos hombres que se hicieron pasar por comensales fueron los agresores.

Al momento de su muerte el supuesto promotor de espectáculos y carreras de caballos tenía en su poder: un reloj Rolex, un anillo de oro, un torzal, cuatro teléfonos celulares, un Nextel, 43 billetes de 20 dólares cada uno y 31 billetes de 200 pesos entre sus ropas, así como una licencia de conducir del estado de Texas.
***

 "El Yeyo" fue muerto igual que otros personajes en restaurantes: 

* El abogado Leopoldo del Real Ibáñez, asesinado el 17 de enero del 1996 cuando se encontraba en el Café Florian de Cintermex en Monterrey, también platicaba con un acompañante. 

* Fernando Garza Guzmán, entonces Jefe de la Policía, lo mataron igual que a "El Yeyo": Dos hombres fingieron ir al baño, pasaron a espaldas y dispararon para ejecutar. La diferencia fue que Edelio quedó sentado y recargando su cabeza en la mesa. Del Real Ibáñez cayó al piso. 

* "El Señor de los Cielos", Amado Carrillo Fuentes estaba en el restaurante "Bali-Hi" de la Ciudad de México. Entraron los pistoleros de los Arellano Félix encabezados por Fabián Martínez "El Tiburón". No lograron matarlo pero fue una gran balacera.

* Pablo de Tavira fue ejecutado cuando estaba en el restaurante de una universidad en el Estado de México.

* Dos narcotraficantes de segunda terminaron ejecutados en un restaurante Burger King de la Ciudad de México. José Alberto Zamora Rodríguez y Humberto Javier Pereyra el 6 de febrero de este año.

* Francisco Javier Arellano Félix estuvo a punto de ser muerto en la Discoteca Christine de Puerto Vallarta. Fue capturado por el grupo de Joaquín Guzmán Loera "El Chapo" Guzmán, pero liberado casi enseguida, aclarándole que no era con él la enemistad. La traía contra Ramón y Benjamín.

* Al cómico Paco Stanley lo ejecutaron luego de almorzar en el restaurante "El Charco de las Ranas" en la Ciudad de México.

* El Licenciado Cuauhtémoc Herrera Suástegui recibió varios balazos cuando pretendieron ejecutarlo al salir del restaurante del Hotel Imperial en la Ciudad de México. En ese mismo acto resultó herida la abogada María Raquenel Villanueva de la Ciudad de Monterrey.

* En Tijuana Lorenio Fabela Montoya y Juan Diego Fabela fueron ejecutados cuando estaban en el restaurante "La Palapa" iniciando el 2000.

Seguramente Edelio "El Yeyo" López pensó:eEncarcelados Manuel García "El June" y Osiel Cárdenas Guillén, desaparecía la sentencia de muerte en su contra. Pero olvidó que estas deudas en el narcotráfico no se olvidan. "El Yeyo" cometió equivocaciones que lo hicieron ver mal como narcotraficante. Llegó solo al restaurante "Madoka", y ocupó una mesa dando la espalda a los comensales, y no como se acostumbra, precisamente de espaldas a la pared y mirando para la puerta. Nadie le cuidaba.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search