Zulema y El Chapo Guzmán: un amor mortal violada y aún viva los asesinos la marcaron seis ocasiones con navaja o cuchillo en glúteos, senos y abdomen con la letra Z.

- 10:04:00


Zulema y El Chapo Guzmán: un amor mortal violada y aún viva los asesinos la marcaron seis ocasiones con navaja en glúteos, senos y abdomen con la letra Z enemigos

México.- Zulema Hernández fue encontrada sin vida, junto con el cadáver de un hombre, en la cajuela de un automóvil Bora, el 17 de diciembre de 2008. La mujer había sido violada y aún viva los asesinos la marcaron seis ocasiones con navaja o cuchillo en glúteos, senos y abdomen con la letra Z.

Este terrible asesinato es el final de una vida marcada por la violencia. Zulema fue una de las tantas mujeres de “El Chapo”, con el que coincidió en el Penal de Puente Grande en Jalisco, y con quien tuvo una relación amorosa que la llevó a la muerte.
Infancia

De acuerdo a los registros de las cárceles por las que pasó Zulema provenía de un núcleo familiar incompleto y desintegrado. Su madre era inestable y hostil, su padre nunca estuvo con ella.

Con quien se lo permitiera, Zulema siempre se quejaba amargamente de su madre.

Uno de los registros aseguraba: “Su vida ha sido caótica, carente de afecto, apoyo y protección, por lo que desde temprana edad se involucra en grupos de valores socialmente no aceptables, los cuales adopta ya que en ellos encuentra la aceptación, el reconocimiento y el afecto que no encontró en su núcleo familiar primario involucrándose en conductas para y antisociales como robo, pandillerismo y farmacodependencia y para salir de su pobreza material. Es exhibicionista, extrovertida, manipuladora y demandante”.
La entrada al infierno: su detención

Zulema fue ingresada a finales de abril al Reclusorio Oriente, ya que hasta ese fecha no existía un reclusorio especial para mujeres.

Cuando entró a la cárcel los médicos detectaron  en el muslo derecho el tatuaje de un unicornio. Un dibujo permanente más estaba grabado en su espalda, un murciélago, y el último en su mano derecha, la letra Z, por su nombre.

La mujer terminó en prisión a causa de un asalto e intento de secuestro, su sentencia inicial fue de 35 años encarcelada.

Sin embargo, Zulema no era una presa común, era manipuladora y sabía ganarse a la gente, por lo que conseguía lo que quería por parte de los guardias, incluso llegó a engrentarse directamente con la directora en ese tiempo del Reclusorio.

Por esta razón, el gobierno de la ciudad de México buscó trasladarla a una prisión con mayor seguridad. El 31 de enero de 2000 el gobierno federal autorizó su recepción en el Centro Federal de Readaptación Social Número 2 de Puente Grande, Jalisco, lugar de donde un año después se escaparía Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”. 

Zulema murió por ser el amor de “El Chapo”

Según la investigación presentada por Sin Embargo, Zulema compartía la cama de El Chapo con una cocinera en la prisión, y todos los empleados penitenciaros eran en realidad de Guzmán Loera, por lo que era fácil conseguir que una mujer fuera llevada a su celda. Zulema, aseguran, se convirtió rápidamente en la favorita del capo sinaloense.

Fue en el penal de Puente Grande donde se enamoraron y compartieron cama numerosas veces, incluso “El Chapo” le escribía cartas de amor a la mujer. 

Joaquín "El Chapo" Guzmán escapó de prisión el 19 de enero de 2001 y Zulema fue trasladada a otro penal también durante ese mismo año.

Sin embargo, Zulema salió libre a mediados de 2003, a pesar de que su sentencia inicial había sido de 35 años.

La verdad de la que hablan los persecutores de Joaquín Guzmán Loera es que el narcotraficante no resistiría mucho tiempo el síndrome de abstinencia de Zulema, así que liberaron a la mujer con la idea de encarcelar a “El Chapo, fugado de Puente Grande desde 2001.

Sin embargo, Zulema fuera de prisión siguió ligada a la delincuencia, esta vez el narcotráfico, por lo que a mujer que se hacía del control de prisiones enteras por las buenas y por las malas, que había enamorado al enemigo público número uno del mundo y que colocaba a psiquiatras y sociólogos dentro de un laberinto, se presentó en una agencia del Ministerio Público para denunciar el secuestro de González Blassi.

La mujer fue detenida y en su poder encontraron algunos mensajes de un contacto identificado como "Durango", que según las autoridades se trataba del mismísimo Joaquín Guzmán.
Uno de los mensajes enviados por Guzmán Loera decía:

MUA YO LO UNICO KE CINCERAMENTE TE PUEDO DECIR ESKE ME ESTREMESCO Y MI PECHO SUENA FUERTE CUANDO LEO E OIGO DE TI CHIKITA YO PODRIA MENTIRTE PERO

CINCERAMENTE NO ES MI ESTILO ME GUSTAS ME ATRAES Y TEMEMETISTE EN LO MAS PROFUNDO DE MI Y ESO ES LO KE NO MEJA EN PAZ CADA ISTANTE PIENSO ENTI (sic)

NEGRA ENVERDAD LE PIDO A DIOS KE TE CUIDE A TI Y AMI TAMBIEN PARA ESTAR JUNTOS Y HACER CUALKIER COSA KE SE ANTOJE

Zulema fue buscada para cooperar con la DEA para localizar a El Chapo, pero no pudo o no quiso proporcionar ninguna información. 

Zulema fue señalada por formar parte de la estructura como enlace de Patricia Buendía, La MaBaker, principal responsable de la distribución de droga al menudeo en Ciudad Nezahualcóyotl –y de la compra de policías de todos niveles y del asesinato de algunos de ellos– y encarcelada nuevamente. Pero recuperó su libertad nuevamente el 31 de mayo de 2006.

Recientemente la periodista Anabel Hernández señaló en una entrevista, que el capo Sinaloense, después de haberse enfadado de Zulema, la pasaba a sus compañeros de prisión y que a raíz de ello, Zulema enfermó mentalmente.


Cuando Zulema estaba en su celda y pasaba cualquier celador o persona ella abría sus piernas. La periodista señala que hay expedientes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos donde se señala sobre los abusos que sufrió la mujer y lo afectada que quedó al ser abusada sexualmente por un sin fin de ocasiones.

Su libertad duró hasta el día 17 de diciembre de 2008, cuando entre el terrible herdor y moscas su cadáver fue encontrado con la cabeza y los pies envueltos en plástico, su cabello estaba teñido de rubio y eran visibles los surcos que se le habían formado en la garganta para asfixiarla.
El cadáver de Zulema fue encontrado con el de un hombre y ambos habían recibido además un tiro en la sien izquierda.
Zulema fue violada y desnuda, aún viva, le marcaron en seis ocasiones con una navaja o cuchillo en glúteos, senos y abdomen con la letra Z.
Pero esta Z, a diferencia de la que ella se hizo, no representaba su nombre, sino la firma de sus asesinos, Los Zetas, aliados con los Beltrán Leyva en guerra a muerte con “El Chapo”.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search