ESTE ES EL GRUPO QUE QUISO CLONAR AL MISMO EJERCITO

- 20:23:00


Es un grupo criminal que se mueve en los municipios de Tierra Caliente de Guerrero y el Estado de México. Protegidos por policías y políticos locales.

El Grupo Criminal que quiso clonar al Ejército Mexicano 

Y en algunos casos por militares, la banda de los hermanos Johnny y Alfredo Hurtado Olascoaga, autodenominada “la Familia”, suele usar uniformes del ejército para confundir a pobladores y cuerpos de seguridad y ha llegado a “clonar” vehículos de transportes de tropas con claves del ejército para poder moverse con libertad en la zona.

El pasado sábado 16 de septiembre una célula de esta organización chocó con un pelotón de Policía Militar que le causó ocho bajas y actualizó su modus operandi, donde salieron a relucir uniformes y vehículos apócrifos del ejército, México.- Venían en dos vehículos pintados de verde olivo, con camuflaje como el que usan los transportes de tropas del ejército.

Faltaban algunos minutos para las 11 de la noche del pasado sábado 16 de septiembre cuando sobre la carretera que comunica Teloloapan con San Antonio Acachautlán, muy cerca del poblado de Pachivia que pertenece al municipio de Ixcateopan, en la entrada a la Tierra Caliente de Guerrero, un convoy del séptimo batallón de Policía Militar se topó con un grupo de pistoleros del grupo criminal que se autodenomina “la Familia”. Los indivduos vestidos con uniforme militar, comenzaron a disparar lo que provocó un enfrentamiento armado donde ocho presuntos delincuentes resultaron muertos, mientras un soldado resultó herido. El militar fue trasladado de emergencia a un hospital de Teloloapan, donde murió poco después por la gravedad de las heridas.

El choque fue confirmado la mañana del domingo 17 por el portavoz del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, quien señaló que la refriega ocurrió cuando los militares realizaban reconocimientos en la zona donde “fueron agredidos con disparos de arma de fuego por un indeterminado número de delincuentes”.

“Acto seguido, los soldados repelieron la agresión y en el lugar fueron asegurados dos camionetas con camuflaje, armamento y uniformes que fueron puestos a disposición de las autoridades competentes”.

Una de las últimas ocasiones en que se aseguró a integrantes de ésta organización criminal equipos similares a los del ejército, ocurrió a principios de febrero pasado en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, municipio dentro de la región de la Tierra Caliente. En aquella ocasión infantes de marina patrullaban junto a efectivos de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana (CES) mexiquense, cuando en una brecha en la zona serrana de este municipio se toparon con un vehículo en el que viajaban cuatro individuos a quienes les marcaron el alto. Era una camioneta pick up color blanca, en el interior encontraron armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas, droga y mochilas donde llevaban varios uniformes militares.

A finales de abril del 2014 el teniente de corbeta Arturo Uriel Acosta Martínez iba al mando de un pelotón del 22 batallón de infantería de marina cuando al llegar al poblado de Liberaltepec, comunidad perteneciente al municipio de Teloloapan, se encontró con un comando de este grupo criminal vestido con uniformes de camuflaje similar a los del ejército. Aquella tarde se desató una balacera donde murieron el oficial de la armada que iba al mando y dos pistoleros mas, cinco presuntos criminales fueron detenidos, todos ellos oriundos de Arcelia, entre quienes estaba un menor de edad.

Tras la huella del “Pez”

Horas después del enfrentamiento, durante la mañana y media tarde del domingo 17 de septiembre, los mensajes entre la tropa del séptimo batallón de Policía Militar, perteneciente a la Tercera Brigada de Policía Militar con cuartel en San Miguel de los Jagüeyes, Estado de México, no desistían del ánimo pese al fallecimiento de uno de sus integrantes y a que llevan varios meses desplegados en esta zona del estado de Guerrero.

“Se quieren sentir militares los malandros, militar nos hace el adiestramiento y la disciplina, no solo el uniforme”, decían algunos de ellos.

“No se espanten que no son militares. Son miembros de la delincuencia organizada que vestían ropa militar y fueron abatidos ayer por personal militar”, escribió otro.

El radiograma donde se consignaron los hechos, cuya parte sustancial fue enviado a la comandancia de la 35 zona militar con cuartel general en Chilpancingo, Guerrero, decía:

“Dentro del Marco de la Operación Teloloapan Guerrero implementada por este MEI (Mando Estatal Interinstitucional), con 1 P.M (Puesto de Mando) y 5 BB.OO (Bases de Operaciones), Personal del 7/o. BPM (Séptimo Batallón de Policía Militar) en refuerzo a este MEI., durante el periodo del 14 al 17 de Sep., Personal Militar a las 22.45, del 16 Sep., sufrió una agresión Armada en la Carretera Teloloapan- San Antonio Acachautlan (MF 12148 35312), por parte de Delincuentes del Grupo de la “Familia”, con los siguientes resultados hasta esta hora: 8 muertos y 1 herido de la delincuencia organizada (todos con uniforme pixelado), 1 militar herido, Sld. PM Óscar Alexis Pascacio Figueroa, herida por proyectil en el hombro derecho sin salida, el cual fue estabilizado por un Ofl. Snd. (oficial de sanidad) y evacuado al Hospital Comunitario de Teloloapan, en donde lamentablemente a las 23.55 horas falleció por Choque Hipobolémico, pérdida de sangre, 11 armas largas aseguradas, dos vehículos (clonados pixelados) 1 Cheyenne y 1 Tacoma”.

De las imágenes del enfrentamiento hechas llegar a este Blog por fuentes militares, se aprecian a algunos de los presuntos delincuentes abatidos que portan el uniforme verde olivo camuflajeado con un chaleco oscuro con la leyenda al frente donde se lee: “ejército mexicano”. A uno de ellos, bajo el casco de fuerzas especiales, se le alcanza distinguir una barba rala, algo prohibido entre la tropa del ejército. Todos los fallecidos portan fusiles R-15, arma que no es de uso reglamentario en las fuerzas armadas.

El pasado 6 de agosto en un video subido a las redes sociales, un grupo de pistoleros de esta organización criminal lanzaron amenazas al gobernador de Guerrero, el priista Héctor Astudillo Flores, a quien acusaron de proteger a grupos criminales como la banda autodenominada “Guerreros Unidos”. En las imágenes algunos de quienes ahí aparecen visten uniforme verde olivo, todos traen el rostro cubierto, y portan armas largas.

Esa zona de Teloloapan, que colinda con el municipio de Ixcateopan, donde se dio el enfretamiento del sábado con los nueve muertos, es perímetro del 41 batallón de infantería, con cuartel en Iguala, Guerrero. Esta unidad militar tiene de vecino del lado mexiquense al 102 de infantería, con sede en Tejupilco, batallón que fue infiltrado por Johnny Hurtado Olascoaga, apodado “el Pez”, un individuo que se hizo con el control del grupo criminal que se autodenomina “la Familia” y quien reclutó hace algunos años a cinco militares para que le pasara información sobre el movimiento de tropas en esa zona donde colinda Guerrero con el Estado de México.

Hurtado fue identificado como el capo que pagaba 140 mil pesos por cabeza al mes a un grupo de militares encabezados por el teniente Omar Lugo León, para que por medio de una red de “soplones” lo mantuviera al tanto de los movimientos, cambios y disposiciones operativas del 102 de infantería. Al quedar al descubierto este hecho, el oficial y varios efectivos más fueron detenidos y procesados por la justicia militar por presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

La región de Tierra Caliente que de acuerdo a informes del gobierno federal tiene presencia el grupo criminal que lidera Hurtado, a quien también se le identifica por el alias de “el Mojarro”, abarca los municipios mexiquenses de Amatepec, Tlatlaya, Luvianos y Tejupilco, mientras del lado de Guerrero está en Arcelia, Apaxtla de Castrejón, San Miguel Totolpan, Acapetlahuaya, Ixcateopan y Teloloapan.

En mayo pasado el ejército cateo cinco casas de seguridad de Hurtado en el municipio calentano de Coyuca de Catalán, Guerrero, donde se asguraron armas, equipos y uniformes militares. Su segundo de abordo es su hermano José Alfredo Hurtado Olascoaga, apodado “el Fresa”, un individuo que se sabe se mueve entre Arcelia, Toluca y otros municipios de entidades como Michoacán y Jalisco.

Una nota de la primavera pasada en el diario acapulqueño El Sur, registraba que dos de los mandos clave de los hermanos Olascoaga se refugiaban en el poblado de Ixcatepec, pertenenciente al municipio de Arcelia. Esta comunidad está bajo control de Ramiro Bahena Urieta, “El Güero Pelayo” y Miguel Ángel Terán Jaimes, “El Soldadín”, “principales operadores de La Familia Michoacana en Teloloapan”. Sobre Bahena Urieta presumiblemente habría muerto en mayo pasado durante un enfrentamiento en la comunidad de la Gavia, municipio de San Miguel Totolapan, con las huestes de Raybel Jacobo Dealmonte, apodado “el Tequilero”, el criminal más escurridizo del que abundan versiones sobre la protección oficial que goza.

Los testaferros de los Olascoaga, contra quienes las fuerzas de seguridad federales lanzaron en mayo pasado el denominado “operativo Relámpago” para desarticular a sus células en la Tierra Caliente, han tenido enfrentamientos constantes con elementos de la llamada “Policía Comunitaria Tecampanera”, surgida en Teloloapan a principios del 2016, a la que acusan de ser parapeto de sus enemigos, el grupo criminal autodenominado “Guerreros Unidos”, a quienes se les involucró en la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en septiembre 26 del 2014.

Un representante de la policía comunitaria “Tecampanera”, rechazó hace unas semanas las acusaciones lanzadas por los testaferros de los Olascoaga que aparecen en aquel video difundido en los primeros días de agosto pasado, donde amenazan al gobernador de Guerrero y lo acusan de estar coludido con otros grupos criminales. Citado por una página de Facebook denominada “Teloloapan en Noticias”, el vocero a quien no se identifica con nombre y apellido, negó que esa organización opere para el grupo delictivo “Guerreros Unidos”. Y reveló que fue en la población de Ixcatepec, municipio de Arcelia, donde los hombres armados grabaron el video de amenazas al gobernador, al alcalde de Teloloapan Robell Uriostegui Patiño, a la Policía Comunitaria Tecampanera y a otros siete políticos del PRD local.

“En enero de 2016 cuando surgió la Tecampanera, vecinos y coordinadores informaron que entre 2012 y 2016 contaron más de 400 ejecuciones de vecinos de Teloloapan cometidas por este grupo criminal (la Familia), además eran los responsables de los secuestros, extorsiones, cobros de piso y desapariciones en este municipio colindante con la región Tierra Caliente”, se lee en el post fechado el 9 de agosto pasado.

Sobre el episodio sangriento de la noche del pasado sábado 16, un oficial del ejército consultado al respecto, comentó a este Blog que llamaba la atención que “cada día las organizaciones criminales buscan allegarse recursos humanos y materiales iguales a las fuerzas armadas, llegando a competir en ocasiones en poder bélico. Copiando también su organización, en este caso esta célula abatida eran ocho, en la orgánica militar nueve elementos integran un pelotón, que se define como la unidad de instrucción y mínima de combate”.

Son postales de la banda criminal que se mueve en esta zona de Guerrero y Estado de México con uniformes y vehículos “clonados” al ejército.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search