"Un saludo para ‘El Teo' y ‘El Muletas'. Arriba la maña" Gritaban los Tucanes cuando tocaban para ellos

- 7:49:00


Mario Quintero, líder de la agrupación, desliza la posibilidad de que la mención que les costó la prohibición de volver a tocar en la ciudad fronteriza, se pudo haber dado bajo presión capos de la droga.

En pleno concierto el cantante Mario Quintero, líder de Los Tucanes de Tijuana, interrumpió su número musical para lanzar un par de peculiares saludos a dos de los criminales más sanguinarios relacionados con el narcotráfico en México: El Teo y El Muletas.

Era 2008 y el famoso Hipódromo Caliente de la ciudad de Tijuana estaba a reventar. "Un saludo para ‘El Teo' y su compadre ‘El Muletas'. Arriba la maña", dijo. La gente lo vitoreó, pero esto no le causó gracia al teniente coronel Julián Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Tijuana, quien al ser informado de este hecho se enfureció.

La acción le costó a la agrupación la posibilidad de volver a tocar en la ciudad donde nació. Leyzaola demandó a la Pocruraduría General de la República (PGR) que investigara a la banda argumentando que "si le cantan a los narcotraficantes, es porque los conocen".

Los Tucanes de Tijuana tenían programado un concierto en el Hipódromo Caliente el 21 de noviembre de 2009, pero su concierto fue suspendido por las autoridades municipales que exigieron se les indagara por presuntos vínculos con grupos de narcotraficantes.

A pesar de que los narcotraficantes Teodoro García Simental, alias "El Teo" o "El Tres Letras", y Raydel López Uriarte, alias "El Muletas", fueron aprehendidos por las autoridades federales a principios de este 2010, Leyzaola considera que el saludo público que les hizo la agrupación en su último concierto en Tijuana ejemplifica su vínculo con el crimen organizado.

A casi un año de la prohibición de tocar en Tijuana, Mario Quintero se dice triste por la decisión pero no ha ofrecido disculpas por el polémico saludo a los dos sanguinarios capos de la droga en aquel concierto.

Entrevistado por el L.A. Times tras un concierto en San Diego, el cantante y líder de la banda deslizó la posibilidad de haber hecho tal mención bajo un poco de presión: al parecer alguien les hizo llegar un papel con la solicitud que por obvias razones no podían rechazar.

"Si quieren un saludo y no lo envías ellos la pueden tomar contra ti. ¿Sabes cómo me defiendo? Aceptando", dijo.

El resto de las bandas que tocan narcocorridos y desean tocar en Tijuana tienen que hacerlo bajo las reglas de Leyzaola. Tienen que firmar un contrato que revoca su pago por el evento en caso de que toquen alguna melodía que glorifique la vida y acciones de los capos del narcotráfico.

Incluso, se menciona que en los conciertos el secretario de Seguridad Pública local tiene a personal listo para cortar la electricidad del evento en caso de que las agrupaciones se salgan de la lista de canciones previamente aprobadas.

Para la leyenda de los narcocorridos, Teodoro Bello, quien ha escrito un sinnúmero de éxitos para grupos como Los Tigres del Norte, este género musical representa sólo la realidad que se vive en México.

Sobre las versiones de que hay capos que solicitan a los grupos escribirles canciones, aseguró en una entrevista en 2009 que los narcotraficantes suelen ser personas inteligentes, por lo que rara vez pagan para que les hagan un corrido, pues de esta forma los "destaparían" y ellos prefieren siempre el anonimato.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search