Revelaciones de Teodoro García Simental "El Teo", ó El Tres Letras" la verdad del Cañaveral y las traiciones del Ingeniero Arellano, me mando matar pero le dimos frente traía 200 sicarios y una blindada

- 7:23:00





A contininuación les presentamos un testimonio de una supuesta carta en viada a la pagina de Tijuana Sin Censura de Teodoro García Simental alías El Teo o El Tres letras.

Que tal amigo Mariano me enteré que tiene usted una página que se llama Tijuana Sin Censura y que usted es periodista de sumo prestigio, permítame presentarme Teodoro García Simental.

La intención de esta carta es para proponerle un trato, me he enterado que a menudo gente desconocida hace mención en su página que soy un traidor y que mordí la mano que me dio de comer, yo le voy a decir como estuvieron las cosas.

Yo desde el año 1996, defendí a los hermanos Arellano Félix, eliminando contrarios, fueron tantas personas que yo elimine de manera exagerada de distintas maneras, al grado de que yo me convertí en el jefe de seguridad de ellos y brazo armado del cartel.

Por consecuente era el jefe de operativos traía a mi mando 2000 sicarios, pero sicarios en toda la extensión de la palabra no crea que traía cualquier tacuache era pura gente clasificada. 

Todo marchaba como debe ser, pero en el 2006  que detienen a Javier Arellano Félix, el Tigrillo, y Arturo Villarreal Heredia alias El Nalgon.

Fue entonces que tomó el mando Eduardo Arellano Félix, el doctor y el para no calentarse agarra de secretario a Fernando Sánchez Arellano, el Ingeniero. 

El Ingeniero era una persona con experiencia en el negocio, sin embargo yo hablé con el y le dije que le iba apoyar por igual que a todos sus tíos, incluso como el no tenía gente yo le mande tres grupos de sicarios para que lo cuidaran.

El puso de encargado de su seguridad, en lugar de el Nalgon, puso al Abulon y al 7-7 pero en las carreras de la baja mil se mato el Abulon Cuando se desplomó el helicóptero.

Y para colmo citan para platicar, al Cholo y el da la orden de que maten al Cholo para quedarse con su gente.

Ya para esto habían capturado también al P-1 y el se quedo con su gente también y pone al mando de ellos al Gordo Villarreal.

Entonces el ingeniero planea matarme a mí, para hacer lo mismo, eliminarme y quedarse con mi gente, ya que el me tenía miedo porque yo tenía más gente que todos ellos juntos.

Y aparte como yo me encargaba de todo lo operativo, era obvio que yo le pagaba a toda la Municipal y Ministerial, yo movía todo el gobierno en Tijuana y también a la Federal.

Entonces el me cita para platicar el día Viernes 25 de Abril a las 11:30 pm y yo acudo a la cita y cuando llego me reciben a balazos, desatándose una balacera, ya que yo llevaba una camioneta blindada y una escolta como de 200 sicarios y les hicimos frente.

Por parte del ingeniero el que llevaba el operativo y la orden de matarme era el 7-7, el mismo que murió ahí en el enfrentamiento.

La balacera duro como 50 minutos, el gobierno piensa que solo hubo 37 muertos, ese día en realidad hubo al rededor de 100 muertos.

Ya que muchos se murieron en casas de seguridad, porque iban heridos del enfrentamiento que acabábamos de tener.

De mi gente murieron 39, de ellos fueron alrededor de 60, le digo esto porque como a las 2 de la mañana del día Sábado del 26 de Abril.

Es decir alrededor de una hora con 30 minutos después del enfrentamiento, le estoy hablando del año 2008.

Al enterarse el Ingeniero de que no había podido matarme y por lo contrario le había matado a su encargado de seguridad.

El habla conmigo por teléfono y trata de excusarse,  que los muchachos de el habían entendido mal las órdenes que el les había dicho de que fueran a platicar nomas conmigo y a llevarme un regalo que el me había mandado.

Es más que evidente que era mentira ya que el ingeniero y yo teníamos el mismo rango, como unos simples pistoleros, van a intentar matar a un jefe de la mafia, sin la orden del otro. 

Es obvio que ellos me traicionaron a mi. 

 Entonces amigo Mariano, al día siguiente hice una junta con toda mi gente, y les dije; nomas tenemos dos opciones, agachar la cabeza e irnos de Tijuana como cobardes, o pelear como hombres y quedarnos en Tijuana y echarle bala.

Les hice ver que nosotros traíamos a todo el gobierno de nuestro lado y que nosotros teníamos más experiencia en combate y aparte éramos más que ellos y estábamos mejor estructurados que ellos y teníamos más poder que ellos.

Fue entonces que decidimos quedarnos en Tijuana y defender nuestro honor, y yo peleé junto a ellos.

Yo planeaba todo y daba toda las órdenes, así fue como peleamos la plaza y les ganamos.

Le comento amigo Mariano, que en los 7 años que llevo preso, los he pasado en una estancia blindada y sin ventanas, sin nada de ventilación y con puerta blindada y con dos cámaras dentro de mi estancia que me vigilan de día y de noche.

Estoy en súper máxima seguridad, pero ni con todo eso han podido doblegarme ni intimidarme, yo sigo firme y tan hombre como siempre.

No me arrepiento de nada, porque acuérdese que a los hombres nos justifica el honor, y el orgullo que traigo en el corazón, es que no deje morir a mi gente y pelee con ellos hasta el final.

Es por eso amigo Mariano, yo le pido a usted que publique esta carta que le envio y haga ver a la gente que yo no traicione a nadie.

Al contrario ellos me traicionaron a mi, pero yo tuve el valor de enfrentarme, que es diferente.

Y que ni  las estancias blindadas de súper máxima seguridad vigilándome de día y de noche han podido doblegarme, ni intimidarme.

y que soy el mismo cabrón y no me arrepiento de nada.

En agradecimiento a todo lo que usted haga, cuando usted quiera platicar conmigo sobre los sucesos de Tijuana o el tema que usted quiera.

Yo con gusto lo veo por el locutorio o juzgados o se lo redacto por carta para hacérselo llegar de esta forma.

Yo esto no se lo he dicho a nadie, usted es la primera persona que lo sabe, reciba un fuerte abrazo y cordial saludo de mi parte.

ATTE: TEODORO GARCIA SIMENTAL “EL TEO”, “EL TRES LETRAS”
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search