De que se me acusa? “de componer corridos”, “¿y eso es delito?”, “no, pero de mientras ya te chingaste”

- 18:06:00


Víctima de la desaparición forzada en 1974, la Procuraduría General de la República ofrece una recompensa de hasta un millón 500 mil pesos a quien otorgue información para dar con el paradero de Rosendo Radilla. 

El activista desapareció en Atoyac, Guerrero. Además se ofreció hasta 500 mil pesos a quien proporcione información para dar con los responsables de la desaparición. 

El acuerdo fue publicado en el Diario Oficial la Federación, donde se especifica que la recompensa no se aplicará a servidores  públicos con funciones relacionadas con la seguridad pública, administración de justicia y ejecución de sanciones penales. 

La información sobre los hechos será recibida en la dirección de correo electrónico: denunciapgr@pgr.gob.mx; en los números telefónicos (55) 53-46-15-44 y (55) 53-46-00-00, extensión 4748, en la Ciudad de México, y 01-800-831-31-96 desde cualquier parte del país, o directamente en las oficinas de Insurgentes Sur, No. 615, colonia Nápoles, Delegación Benito Juárez.

Rosendo Radilla Pacheco fue un campesino ganadero, así como un destacado y querido líder social del municipio de Atoyac de Álvarez, Guerrero, quien trabajó por la salud y educación de su pueblo y además fungió como presidente Municipal, destacando por sus labores altruistas para las personas de su comunidad. Rosendo fue detenido ilegalmente el día 25 de agosto de 1974, mientras viajaba en un autobús rumbo a Chilpancingo, Guerrero, en compañía de su hijo menor de apenas 11 años.

El camión fue detenido por un retén militar que se encontraba a mitad de la carretera, hicieron bajar a todos los pasajeros del autobús y al reconocer a Rosendo Radilla no le permitieron volver a subir.

Cuando Rosendo Radilla preguntó a quien estaba al mando ¿de qué se le acusaba?, el militar respondió “de componer corridos”, a lo que Radilla respondió tranquilamente “¿y eso es delito?”, respondiéndole “no, pero de mientras ya te chingaste”; lo único que pidió en ese momento Rosendo Radilla fue que dejaran libre a su hijo, entonces le dio dinero para que volviera y le diera aviso a su familia sobre la detención. Su familia no lo volvió a ver y según testigos fue visto por última vez en el ex Cuartel Militar de Atoyac de Álvarez.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search