VIDEO: CARTEL del GOLFO ACECHA VIAJEROS en CRUCES de REYNOSA

- 7:33:00


El acoso del crimen en torno a los cruces fronterizos de Reynosa se está recrudeciendo.

Apenas el sábado pasado, dos familias sampetrinas fueron acechadas por hombres armados cerca del Puente Internacional Anzaldúas, mientras que otra familia que el fin de semana regresaba de Monterrey a Texas fue baleada cuando se dirigía al Puente Internacional de Pharr.

Pese a que la seguridad de Tamaulipas depende de un operativo federal especial desde el 2014 y reiteradamente se han anunciado refuerzos, los afectados coincidieron por separado en que no había presencia policiaca o militar tanto en la zona fronteriza como en la ciudad.

El incidente de las familias sampetrinas se registró en un horario que pareciera seguro, a las 11:00 horas del sábado, en el tramo despoblado que está entre la Aduana del Puente Anzaldúas y la Carretera Reynosa-Monterrey, donde ya se han reportado asaltos, secuestros y otros actos de grupos criminales.

"Mi amigo y yo fuimos (al lado mexicano del Puente Anzaldúas) a recoger a nuestras familias, que regresaban de la Isla del Padre", narró ayer uno de los sampetrinos, que pidió omitir su nombre.

"Cada quien fue en su auto. Los esperamos (a sus familiares) donde está la Aduana de México".

Añadió que los hechos ocurrieron después de que cada familia subió a su vehículo y avanzaron unos 2 kilómetros.

"Venía un carro americano en contra por el acotamiento. Hacía cambio de luces", dijo.

"Mi amigo, que iba adelante, le sacó la vuelta y yo también.

"Unos 20 segundos después es cuando vi, sobresaliendo del monte, de seis a ocho personas, de 18 a 22 años. Eran jóvenes, con armas largas y algunos con chalecos antibalas".

En su vehículo, relató, viajaba con su esposa y dos hijos, uno de ellos menor de edad. En el otro iba una pareja con un hijo.

"Alerté a mi familia y aceleré", agregó. "Luego vi por el retrovisor a cuatro de ellos ya bloqueando la carretera.

"Así nos venimos, rápido, y lo que hay que recalcar es que del lado de Tamaulipas no hay vigilancia de ninguna policía".

Añadió que fue hasta la garita que encontraron protección y que el resto del trayecto, ya en Nuevo León, sí vio seguridad.

En el otro ataque, una familia que regresaba de Monterrey a Estados Unidos fue baleada en su vehículo.

En un audio y video, una mujer narra dramáticamente el ataque, que fue por el Libramiento Sur Dos, al intentar llegar al Puente de Pharr, por una desviación en Reynosa.

Afirma que, antes de llegar a unas casetas, vieron vehículos devolviéndose y que, por temor, hicieron lo mismo, pero delincuentes les marcaron el alto y luego les dispararon.

"Fue ahí donde le dije a Ricardo (su esposo): 'No te pares y písale. Vámonos'", relata.

"Nos sacaron las armas y nos las mostraron.

"Nos empezaron a tirar. Fueron como tres tiros, de tres a cuatro", señala quebrándosele la voz.

En el video explica que una de las balas destrozó el cristal posterior de su camioneta, atravesó el espejo retrovisor y salió por el parabrisas.

"Llegamos al Puente de Reynosa (que cruza a Hidalgo) y nos metimos al área federal, pagamos y ahí hicimos fila hasta el lado americano, y fue ahí donde nos pararon. Les explicamos, hicimos el reporte", describe en el audio.

"Ellos mandaron todo a Washington porque decía el oficial que reportan a México y México siempre dice que no pasa nada, que todo está tranquilo. Nunca acepta que hay problema", añadió.

En Reynosa ninguno de los dos casos ha trascendido, pese a lo dramático de ambos.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search