Cártel de Sinaloa propone un acuerdo con los federales ;Guzmán Loera, visitó San Salvador

- 17:28:00


La incautación de un cargamento de cocaína en El Salvador en el año 1993, se comenzó a revelar pistas sobre una organización de Joaquín El Chapo Guzmán Loera. Luego de su captura en el país de Guatemala en vísperas de la redada en El Salvador, las autoridades estadounidenses comenzaron armar su historial delictivo.

De acuerdo con información de Univisión, en junio de ese mismo año, se decomisaron alrededor de seis toneladas de cocaína colombiana en un almacén en la capital de El Salvador. A pesar de que el operativo fue un éxito, el presunto dueño de la droga, logró huir.

Guzmán Loera, visitó San Salvador dos meses antes de la operación, utilizando una identidad falsa de José Luis Ramírez, quien estuvo allí para inspeccionar uno de sus nuevos almacenes de drogas.

"Querían utilizar a El Salvador como una base de transbordo", así lo informó un ex oficial encubierto de la policía salvadoreña quien pidió permanecer en el anonimato.

El líder del Cártel de Sinaloa, desconocía que sus movimientos estaban siendo vigilados por agentes salvadoreños que se habían infiltrado en la red de narcotráfico.

Sin embargo, una noche Guzmán salió a beber con sus amigos y se encontró con agentes encubiertos. Cuando de repente estalló en un bar, los agentes aprovecharon la confusión para tomar fotos de Guzmán que aparecieron en el expediente.

La red había estado cerrando alrededor de Guzmán durante tres meses, mientras él estaba en San Salvador, las autoridades mexicanas capturaron un camión con 7.3 toneladas de mercancía de El Chapo oculta en 1,400 cajas de chiles a las afueras de Tijuana.

"La idea de la DEA, que yo sepa, era capturarlo y trasladarlo inmediatamente a Estados Unidos", mencionó el agente encubierto.

El capo sinaloense pasó ocho años en prisión en Guatemala antes de escapar en 2001. Después de pasar 13 años huyendo antes de ser capturado por segunda vez en febrero de 2014. 

La organización de El Chapo podría a comenzar a desmoronarse conforme sus conexiones al más alto nivel comenzaban a emerger. La residencia principal del contador era una casa en la Ciudad de México, al que supuestamente le pertenecía al hijo del ex presidente Luis Echeverría, así lo publicó Univisión.

Otro golpe al capo de la droga, las autoridades mexicanas descubrieron uno de los famosos túneles de del capo desde Mexicali hasta Otay Mesa. En la prisión federal de Puente Grande en Jalisco, Guzmán Loera se sentía fustrado por las amenazas de su familia de sus rivales en el negocio del narcotráfico, los hermanos Arellano Félix. Esa era la razón principal del narcotraficante para reunirse con los agentes de la DEA y un investigador federal mexicano.
Advertisement

 

Start typing and press Enter to search